Requisitos para ser una leyenda del firmamento como Michael Jackson

LOS ÁNGELES (AFP) – Completar el formulario para convertirse en una leyenda en el mundo del espectáculo, a la altura de Elvis Presley o Marilyn Monroe, requiere escándalos de amores imposibles, coincidencias de fechas o números, intrigas vitales y una muerte repentina: ¡bienvenido Michael Jackson!

Si para entrar en los archivos dorados del firmamento contara sólo la enumeración de episodios rocambolescos en una vida, Jackson quizás supera las expectativas con sus 25 operaciones de nariz, dos demandas por pedofilia, millones de discos vendidos, casamiento con la hija de la mayor leyenda de la música estadounidense y tres hijos mostrados con máscaras, que el mundo conoció el martes descubriendo que eran lindos y lloraban al “mejor de los padres”.

Pero además fue un carismático niño prodigio de la canción en Estados Unidos y luego un joven, de apariencia andrógina para el mundo, que conquistó a las masas con los pasos del ‘moonwalk’ y al ritmo de “Thriller”.

Aquel disco producido por Quincy Jones -al igual que “Off the Wall” y “Bad”-, marcó un récord al vender 50 millones de copias, número que a su muerte se hizo místico.

La cifra de mercadeo coincidió con la edad en que murió, 50, que dividido entre dos, 25, día de su muerte y que en la lógica de las cábalas se convierte en un número redondo para los cazadores de leyendas.

Lo mismo sucedió con el 750: 750 millones de discos vendidos en sus 45 años de carrera y 750.000 entradas que se agotaron para los conciertos que no llegó a realizar en el O2 Arena en Londres, a partir del 13 de julio, todas cifras impares.

Otro requisito ineludible para ganar el título de leyenda es morir repentina y relativamente joven, un renglón en el que este artista que se obsesionó con la figura infantil de Peter Pan, paradójicamente, terminó siendo uno de los más mayores en fallecer, en comparación con los famosos que corrieron una suerte similar.

La polémica actriz Marilyn Monroe falleció en Los Angeles el 5 de agosto de 1962 a los 36 años, como la princesa Diana, que a la misma edad perdía la vida el 31 de agosto pero en 1997 en París, mientras el Rey del rock and roll, Elvis Presley, moría el 16 de agosto de 1977 a los 42 años en Memphis: tres mitos fallecidos en el mes 8, en edad activa y siendo objetivos de los paparazzi.

Michael Jackson no murió en agosto pero sí en el verano boreal, como Elvis y Marilyn, también bajo sospechas de adicciones a barbitúricos, que en todos los casos han tenido que ser investigados por la policía, factores ricos para la prensa rosa.

“Me temo que voy a terminar como él, de la manera como él lo hizo”, contó Lisa Marie Presley, hija del Rey del rock and roll, que Jackson le había dicho en referencia a su padre cuando estuvieron casados en los años 90.

La mujer que enalteció las mejores cualidades de Jackson al conocerse su muerte agregó: “Catorce años más tarde, al enterarme de su fallecimiento, me acordé de esta conversación”, dijo en una declaración en el tono de los comentarios que auspician aún más el ingreso de Jackson al panteón de estrellas en el firmamento.

Epitafios que borran de un plumazo cualquier mancha que se haya cometido en vida, familias unidas, amigos incondicionales, funerales fastuosos y misterios alrededor de la muerte son cláusulas necesarias, y si, como en el caso Jackson, se desconoce el paradero de sus restos, su potencial de ídolo se aproxima a la mejor de las fábulas.

“Sólo quiero que Paris y sus hermanos cumplan la mayoría de edad para que nos cuenten cómo los criaba”, comentó una fotógrafa sin identificarse en el Staples Center, donde el martes el mundo descubrió a los tres hijos menores de Jackson y en particular a su hija de 11 años, que contagió sus lágrimas al mundo, que lamentaba la muerte del artista extravagante mientras ella lloraba al “mejor padre”.

Definitivamente no todos los mortales pueden ser leyenda del espectáculo.

You must be logged in to post a comment Login