Sopa de letras

La sopa de letras en el nuevo escenario político nacional debe incluir necesariamente entre otras muchas las palabras, pendenciero, creído, renuncia, insolencia, dimisión, responsabilidad, ineficiencia, descalificación, traición y descuido.

La mayor parte de ellas puede ser adjudicada a Germán Martínez, que pronto será expresidente del Partido Acción Nacional; y a quién junto a su jefe, amigo y coterráneo Felipe Calderón se les puede cantar en plural, lo que en singular hace La Jornada de hoy 7 de julio “… y tú que te creías el rey de todo el mundo.

Es en verdad increíble que un líder político, así haya sido un provinciano de un partido casi provinciano como es el PAN, haya pensado que actuar como pendenciero le iba a retribuir triunfos electorales en el México de hoy.

Esas derrotas electorales panistas, que la verdad y dicho sea entre paréntesis no fueron tan sonadas como yo creía y esperaba, no han hecho para nada cambiar al señor Martínez; el hombre sigue igual de presumido.

Y su insolencia persistió hasta en los momentos de su renuncia, ya sea ésta ordenada o voluntaria, en la que hizo resaltar cualidades que cree que tiene, como “dignidad, ética de la responsabilidad y cultura de la dimisión”.

Aún entonces advirtió que no abandonará ni dejará sin apoyo uno solo de los triunfos panistas; y se responsabilizó “completamente” de “todas” las cifras electorales de su partido.

Ya que sea menos don Germán, por favor no le eche tanta crema a sus tacos… y entienda que sólo le pertenecen algunas de ellas; del resto puede hacerse responsable su amigo el presidente.

Porque fueron ocasionadas por la poco eficaz y muy sangrienta lucha que contra el narco y el desempleo ha dado el abanderado del empleo y salvador del mundo; que además tuvo un subejercicio multimillonario del gasto público destinado a salud, seguridad y desarrollo social, por 120 mil millones de pesos.
Subejercicio que por cierto tendría que haber sido explicado a más tardar a fines del junio que acaba de pasar.

Eso, para no hablar del estado de la economía que ha ocasionado entre otras muchísimas cosas, que en menos de ocho meses de septiembre del 2008 a abril de este 2009, inversionistas extranjeros hayan retirado casi 15 mil millones de dólares, equivalentes a la mitad de lo que tenían depositado en bonos de deuda emitidos por el gobierno federal.

Corrida de billetes verdes, que superó la registrada durante la crisis de 1995.

Y también por supuesto a las muertes de los 48 bebés en guarderías del IMSS, asunto en el que aún no hay peces gordos detenidos y que le costó perder la gubernatura de ese estado al PRI.

Renunciado Martínez, ¿que será de hoy en adelante de la señora coordinadora de la campaña panista y que quería o quiere ser viuda con el favor de Dios?…

¿Y hasta cuando seguirá promoviendo las elecciones más caras de la historia el descuidado IFE, que el mismo domingo electoral después del insulso discurso de su presidente y sus autoporras, siguió pasando cada pocos minutos llamados para que la gente que ya había votado o se había abstenido de hacerlo, concurriera a las urnas?.

Vistas como están las cosas, sólo queda desear que el PRI ganador nos diga, como ha pedido Héctor Aguilar Camín, para que quiere ahora el poder.

Porque hemos visto y padecido todos lo escrito hace unos días por Pepe Blanco en su artículo de La Jornada, “los gobiernos panistas, han resultado ser una caricatura de los priistas“.

You must be logged in to post a comment Login