Retrasa nueva ley de EU repatriación de menores

Dallas.- Una nueva ley orientada a evitar el tráfico de menores hacia Estados Unidos provoca en algunos casos un fuerte impacto en las formas en que los niños son regresados a sus familiares en México y otros países.

La nueva ley, conocida como “Acta de Reautorización de Protección a Víctimas de Tráfico William Wilberforce”, ha generado preocupación de las autoridades consulares mexicanas al extenderse el tiempo que toma en determinados casos la deportación de los menores.

Bajo el nuevo estatuto, en vigor desde marzo pasado, la repatriación de menores de edad puede extenderse de entre dos a cuatro meses.

“El espíritu de la ley es el de proteger a los menores víctimas de tráfico”, dijo a Notimex, el cónsul de México en El Paso, Texas, Roberto Rodríguez Hernández. Sin embargo, “el problema es que se está retrasando los tiempos de su regreso”.

El cónsul explicó que el problema básico, es la interpretación de la ley.

Mientras que para algunas de las corporaciones existen diferencias entre lo que es contrabando y tráfico de menores, para otras agencias el fenómeno es el mismo y todos los casos caen bajo la aplicación de la nueva ley.

En el contrabando de menores, los familiares del niño pagan por la introducción del infante a Estados Unidos. En cambio, el tráfico de menores ocurre cuando estos son introducidos contra la voluntad de los familiares y del menor.

En los casos de contrabando, la repatriación del menor que no viene acompañado de algún familiar adulto procede casi de inmediato y la mayoría de los niños son transferidos a las autoridades migratorias mexicanas y conducidos a albergues temporales en México.

En cambio, cuando se aplica la ley Wilberforce, los niños son puestos bajo la custodia temporal del Departamento de Salud y Servicios Humanos y pueden ser trasladados a albergues distantes de la frontera mientras se define su situación.

Bajo la nueva ley, los menores víctimas de tráfico sólo pueden ser regresados a sus padres o guardianes legales.

Tras entrevistar a los niños los agentes de la Patrulla Fronteriza distinguen si los menores detenidos son o no víctimas de tráfico, dijo Rodríguez.

El problema se da en los puertos de entrada o cruces internacionales, con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), señaló el cónsul.

Para los agentes del CBP todos los menores detenidos en los cruces internacionales que no vienen acompañados de sus padres pero sí de otros adultos, son víctimas de tráfico, por lo que caen entonces bajo el criterio de la nueva ley.

Y una vez que el niño cae bajo el proceso de la ley Willbeforce, pueden pasar meses antes de ser regresados a su país de origen.

Rodríguez informó que el Consulado de México en El Paso atiende actualmente el caso de siete menores que se encuentran temporalmente “varados” en Estados Unidos bajo la aplicación de la ley Willbeforce.

La cifra, es pequeña si se toma en cuenta que por El Paso han sido deportados este año un total de 381 menores. Sin embargo para los niños afectados por la nueva ley y para sus familias en México, el problema es grande.

El periódico The Arizona Republic, de Phoenix, dio a conocer la semana pasada el caso de uno de estos menores.

Luis Francisco Martínez Fontes de 12 años de edad, fue detenido por agentes del CBP el pasado 7 de junio y enviado a un albergue en Tacoma, Washington, en el noroeste de Estados Unidos.

Ello ha dificultado a su abuela, Luz del Carmen García, de la comunidad de Sonoyta, en el estado mexicano de Sonora, el acudir a ver a su nieto.

Y aún cuando pudiera viajar a Tacoma, ella no puede traerse consigo a Luis porque no tiene su custodia legal, pese a que ha cuidado de su nieto desde que tenía cinco meses de edad porque su hija no podía hacerlo.

La abuela no puede hacer nada más que esperar la decisión de un juez de inmigración que analizará la situación de su nieto en las próximas semanas.

“Si ellos dicen que necesito ir a recogerlo, bueno, entonces tendré que ir. ¿Que más puedo hacer?”

You must be logged in to post a comment Login