Illinois tiene “plan B” en busca de mejorar su presupuesto

Chicago.- El gobernador de Illinois, Pat Quinn, considera recurrir a un “plan B” si no consigue que la próxima semana el Congreso apruebe el incremento al impuesto sobre ingresos que demanda para equilibrar el presupuesto.

El mandatario estatal suavizó su postura y envió un mensaje de reconciliación a los legisladores con el anuncio de que firmará el lunes el plan para la construcción y mantenimiento de obras, que se financiará con recursos federales destinados a la recuperación económica del país.

Quinn se había negado a firmar el plan por 29 mil millones de dólares, aprobado por el Congreso en mayo pasado, hasta que los legisladores aceptaran aprobar un alza impositiva para equilibrar el presupuesto anual del estado.

En este plan el estado participará con recursos frescos que se obtendrán de la ampliación del juego, así como de incrementos en impuestos a bebidas, dulces, productos de belleza, entre otros, y a cuotas que el se aplican a los automovilistas.

No obstante, Quinn insiste en un aumento de dos años del impuetso sobre ingresos del 3.0 al 4.5 por ciento para enfrentar un déficit presupuestal por cerca de 12 mil millones de dólares.

El mes pasado el mandatario amenazó con recortes a programas públicos por 9.2 mil millones de dólares, y llamó a los legisladores a sesionar en un periodo extraordinario para corregir el presupuesto provisional para seis meses que habían autorizado a fin de mayo y que no incluía nuevos recursos.

Los legisladores interrumpieron sus vacaciones de verano y atendieron el llamado del gobernador, pero no lograron ningún acuerdo y acusaron a Quinn de generar miedo con la amenaza de recortes solo para obtener más dinero para gastar.

Aseguraron que los recursos alcanzan perfectamente para seis meses, y hay tiempo para planear el resto del año.

Entonces el gobernador veto parte del presupuesto, por considerar que estaba fuera de la realidad, amenazó con no pagar a muchos proveedores y concesionarios y aplicar recortes inmediatos por dos mil millones de dólares, lo que incluye el despido de dos mil 600 trabajadores de las prisiones estatales, acción que compensaría con la liberación de al menos 11 mil presos.

El Congreso regresa este martes a una sesión especial para atender de nueva cuenta el asunto del presupuesto, un día antes de que el gobierno expida los primeros cheques a sus proveedores y concesionarios.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login