Que el gobierno salvadoreño gobierne

Por Bessy Blanco*

Mientras en Honduras la derecha de forma descarada, pública y violenta ha secuestrado la expresión democrática de ese país, hecho que los salvadoreños y gran parte de la comunidad internacional de manera enérgica hemos repudiado, en El Salvador se vive la misma historia solo que con diferente estrategia.

Desde el triunfo de Mauricio Funes y el FMLN, la derecha frente a las narices de todos aquellos que lucharon y votaron por el cambio, mantiene secuestrado el país mediante la postura blindada de no ceder en todas aquellas estructuras que han sido cómplices de las nefastas maniobras para mantener a la población hundida en la violencia, pobreza e ignorancia.

Al igual que en Honduras, lo que esta sucediendo en El Salvador es totalmente irresponsable y peligroso; atentatorio a la democracia, a la seguridad y al estado de derecho. Es una especie de golpe de estado técnico.

¿Qué está pasando en la mente y corazones de salvadoreños?

Llena de coraje y tristeza, la fata de cambios sustanciales, pese a la lucha de décadas, después de miles de muertos y el éxodo de más de un millón de salvadoreños. Paso la guerra, mas la diáspora creció ante la corrupción, la delincuencia, la pobreza, y demás males que existen en nuestro pequeño país. Es inconcebible que se sigan tolerando acciones de la derecha que llegado el primero de junio debieron quedar en el pasado.

Se podría entender que el ejecutivo no pueda controlar el quehacer legislativo, después de todo es el deber ser, pero algo tendría que estar haciendo el gobierno de Funes para que este proceso de descarrilamiento de la institucionalidad estatal no continúe su curso. Después de todo es su gobierno y el pueblo que voto por él quienes pagarán las consecuencias de dejar hacer y dejar pasar a esa derecha corrupta e inescrupulosa.

Lo que parece imperdonable es que decisiones que el ejecutivo puede y debe tomar, aun las esté pensando. ¿Como es posible que en Honduras el Embajador siga siendo Ochoa Pérez o que en la OEA continuemos representados por Francisco Lainez, el excanciller del gobierno de Saca?.

¿Cuántas representaciones alrededor del mundo (incluyendo las de Estados Unidos) aun no han sido cubiertas por el nuevo gobierno?, ¿Que por favor alguien explique cuál es la justificación para que Beltrán Bonilla siga devengando salario de las planillas de la PNC?.

¿Será que la izquierda realmente no estaba preparada para GOBERNAR?. La palabra escrita en mayúsculas sugiere mando, toma de decisiones, cumplir y hacer cumplir la Constitución y leyes de la república. ¿No fue acaso el juramento que públicamente recitaron todos los nuevos funcionarios incluyendo el Presidente?

¡Por favor!, ya pasaron cuarenta días después de la toma de posesión y no se ve nada claro. Norman Quijano no tuvo ninguna clase de miramientos cuando se dispuso a quitar a todos los gerentes y Jefes de la Alcaldía de San Salvador; no parpadeó al hacerlo.

Y finalmente, ¿qué estamos haciendo realmente todos y todas las y los salvadoreños (as) para presionar al Órgano Legislativo para que de una vez por todas nombre al Fiscal General de la República y los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia?. No se trata de solo nombrar dichos funcionarios, sino además que los nombrados sean competentes y coherentes con los cambios que demanda la población salvadoreña.

El llamado final es entonces para ese pueblo luchador, para que no nos durmamos y nos mantengamos alertas al accionar del Legislativo, además de demandar al nuevo gobierno que tome las decisiones pertinentes al GOBERNADOR de un país.

*Bessy Blanco es una Abogada Salvadoreña, residente en Virginia, USA.

You must be logged in to post a comment Login