Subsiste en Perú el “boom” de las cabinas de Internet

Por José Luis Castillejos

Lima.- El “boom” mundial de las cabinas públicas de Internet, que estalló en los años 90, sigue su marcha en Perú, aunque con menos ganancias para los propietarios de esos locales, ante la masificación del servicio de banda ancha. “Ahora se gana menos que antes y se invierte más. Los requisitos son mayores y los ingresos bajos, pero aún así subsistimos en esta época de crisis”, dijo Carlos Humberto Oré, dueño de una cabina en el distrito de Surquillo, en diálogo con Notimex.

Frente a la avenida República de Panamá, en una zona del capitalino distrito de Surquillo, donde tienen que ponerle rejas y protecciones a las computadoras para evitar daños o robos, Oré señaló que en estos tiempos de crisis “cualquier ingreso es bueno”. “Ya no es como antes, que se cobraba hasta un dólar la hora. Hoy la gente apenas paga el equivalente a 30 centavos de dólar por el mismo tiempo. Ello se suma a la proliferación de cabinas y locutorios que como una plaga se expande por la ciudad”, comentó.

Las comunicaciones, vía Internet, cobraron fuerza en Perú, un país donde mucha gente no puede adquirir computadoras personales, pero se las ingenia para estar comunicada con el mundo. Pequeños locales con computadoras y servicios de telefonía son los refugios de estudiantes que llegan a hacer sus tareas y aprovechan el tiempo para sus juegos electrónicos, desatando un griterío al interior de las cabinas de Internet.

“Esta es una especie de refugio para muchos jóvenes que buscan el amor de su vida a través del chat. Siempre piden que se les suba o escaneen fotos o que se les haga retoque con el Photoshop”, explica Carla Matenzo, encargada de una cabina del distrito de Miraflores. Explicó que el boom de las cabinas prendió en este país sudamericano debido a que la comunicación por telefonía “es extremadamente cara” respecto a otras naciones de Sudamérica. “Eso dio pie a la expansión de los locutorios, donde las personas por apenas unos 15 centavos de dólar hablan un minuto con sus enamorados o enamoradas de otras partes del mundo”, agregó Matenzo.

El ingeniero de sistemas Oscar Molero, por su parte, comentó que los peruanos no quisieron quedarse a la zaga de la expansión de los países ricos y por eso “tuvieron demasiada acogida los cibercafés”, al grado que hay miles de cabinas y no hay una cifra precisa. “La conectividad ahora es más fácil y ya quedaron de lado el módem y las empresas han apostado por el sistema inalámbrico, salto en el que se han involucrado las cabinas públicas, que acceden a las comunicaciones a una velocidad sideral, comparada con la de 1990”, dijo.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login