Promete Sotomayor ante senadores “fidelidad a la ley”

La juez Sonia Sotomayor dijo este lunes que su filosofía judicial es la “fidelidad a la ley” en su discurso inicial en una audiencia ante el Comité Judicial del Senado que analiza su confirmación como magistrada de la Suprema Corte de Estados Unidos.

“En el mes pasado, muchos senadores me han preguntado sobre mi filosofía judicial. Es simple: fidelidad a la ley”, anotó Sotomayor, de origen puertorriqueño, quien en caso de ser confirmada por el pleno del Senado se convertiría en la primera hispana en el máximo tribunal.

“La tarea de un juez no es hacer la ley, sino aplicar la ley”, apuntó Sotomayor, quien indicó que su trayectoria en tribunales federales refleja su “compromiso riguroso” en interpretar la Constitución y las leyes “de acuerdo con sus términos” y con la intención del Congreso.

La nominada, quien escuchó durante el día los discursos de senadores demócratas y republicanos, prometió ceñirse “fielmente” a los precedentes establecidos por la Suprema Corte y su corte de circuito, y señaló que en cada caso que ha escuchado ha aplicado la ley con base en los hechos.

Sotomayor se refirió a las preocupaciones de senadores republicanos que han cuestionado si sus decisiones se podrían basar en su origen étnico, su género o sus prejuicios.

Indicó que el proceso de juzgar se resalta cuando los argumentos y preocupaciones de las partes del litigio “se entienden y reconocen”, por lo cual afirmó que basa sus opiniones en lo que la ley requiere y luego explica por qué una posición contraria es aceptada o rechazada, al margen de las simpatías.

“Mis experiencias personales y profesionales me ayudan a escuchar y entender, con la ley siempre comandando el resultado de cada caso”, sostuvo.

Al comienzo de su testimonio, Sotomayor agradeció el apoyo de familiares, amigos, mentores, colegas y empleados “por hacer tanto a través de los años para hacer este día posible”, especialmente a su madre por sus “aspiraciones y sacrificios”.

Sotomayor, de 55 años, recordó sus orígenes humildes en un proyecto de vivienda pública en El Bronx, Nueva York, donde fue criada por su madre tras la muerte de su padre, un obrero con educación primaria, cuando ella tenía apenas nueve años de edad.

Señaló que ganó becas para las prestigiosas universidades de Princeton y Yale, mientras que su hermano Juan siguió la carrera de medicina.

“Nuestros logros se deben a los valores que aprendimos cuando niños, y han continuado guiando mis esfuerzos en la vida”, puntualizó.

Indicó que en las tres décadas pasadas, observó el sistema judicial desde perspectivas diferentes, como fiscal de una gran ciudad, litigante corporativa, juez federal y magistrada de apelaciones.

“Mi primer trabajo luego de la escuela de leyes fue como fiscal asistente de distrito en Nueva York. Ahí vi niños explotados y maltratados. Sentí el sufrimiento de las familias de las víctimas divididas por la innecesaria muerte de un ser querido”, recordó.

“Espero en los próximos días responder a sus preguntas, que los estadounidenses conozcan más acerca de mí y ser parte de un proceso que refleja la grandeza de nuestra Constitución de nuestro país”, subrayó.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login