Crece escándalo de profanación de tumbas en Illinois

Chicago.- El escándalo sobre la profanación de tumbas para la reventa de espacios en el cementerio histórico de Burr Oak, Illinois, sigue creciendo, al grado de que la Casa Blanca negó la versión de que el padre de Michelle Obama está ahí enterrado.

Por la mañana, Camille Johnston, directora de comunicación de la esposa del presidente Obama, aseguró al Chicago Tribune que los restos de Fraser Robinson III descansaban en ese cementerio del suburbio de Alsip, al sur de Chicago.

Por la tarde, la Casa Blanca emitió una declaración donde aseguraba que el dato era incorrecto, y que el señor Robinson está enterrado en el cementerio Lincoln, cercano al Burr Oak.

El padre de Michelle Obama fue un operador de bombas en el Departamento de Aguas de Chicago que murió en 1991 por complicaciones de una esclerosis múltiple que padecía.

La semana pasada se informó que cuatro empleados, tres enterradores y la administradora, desenterraban ataúdes y se deshicieron de unos 300 restos mortales, que trasladaron a otras áreas del panteón o amontonaron en otras tumbas a fin de lucrar con los espacios vacíos.

Los cuatro acusados obtuvieron beneficios por unos 300 mil dólares en cuatro años en los que realizaron su fechoría, y ahora enfrentan el pago de una multa por 200 mil dólares en el caso de los enterradores y de 250 mil la administradora Carolyn Towns.

La noticia generó una gran movilización de familiares de muertos sepultados en el cementerio Burr Oak, quienes acudieron al lugar con el fin de comprobar que la tumba de su ser querido no había sido profanada.

Las familias fueron atendidas por la policía del condado de Cook, y en ese proceso fueron detectadas numerosas irregularidades, entre ellas pérdida de mapas de ubicación de las tumbas, profanación, ausencia de lápidas y descuido en la zona.

También fueron detectados entierros en sitios incorrectos y otras.

El caos encontrado en el cementerio, el cual tiene unos cien mil sepulcros, llevó a la intervención de 20 agentes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), quienes desde el fin de semana acordonaron la zona y realizan investigaciones.

Los primeros investigadores asignados encontraron en mal estado el ataúd original de Emmett Till, un joven de 14 años que murió víctima de un linchamiento en 1955 acusado de silbarle a una mujer blanca en Mississippi.

En 2005 el cuerpo de Till fue exhumado y depositado en un nuevo ataúd, pero el anterior se guardó como una pieza histórica, después de que en una exhibición pública fue visitado por más de cien mil personas.

Las imágenes del cuerpo golpeado del joven contribuyeron a impulsar el movimiento de los derechos civiles de los afroamericanos por lo que existía el proyecto de construir en el cementerio un monumento en su nombre.

En el cementerio se encuentran también los restos de los cantantes de blues Willie Dixon y Dinah Washington.

El contralor del estado, Daniel Hynes, dijo que se inició el proceso de revocación de la licencia para el funcionamiento del cementerio a la compañía Perpetua Holdings de Illinois.

De igual forma se busca congelar seis millones de dólares en fondos fiduciarios controlados por la empresa para el mantenimiento del cementerio y entierros precomprados.

Para el lunes la oficina del sheriff del condado había recibido 12 mil peticiones de familiares que querían constatar el estado de la tumba de su muerto, así como 37 mil 500 llamadas telefónicas y 4 mil correos electrónicos sobre el mismo asunto.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login