Estados Unidos supliría desde tres bases colombianas operaciones de ecuatoriana Manta

BOGOTA (AFP) – Estados Unidos supliría desde tres bases militares colombianas las operaciones antidrogas que dejará de realizar el viernes desde la base ecuatoriana de Manta, según un acuerdo que negocian Bogotá y Washington, sin ninguna prisa por parte de Colombia.

Según los términos de la negociación presentados el miércoles por el gobierno colombiano, el acuerdo tendrá una vigencia de 10 años y autorizará la presencia en Colombia de 800 militares y 600 contratistas estadounidenses.

Bogotá se tomará el tiempo que sea necesario para asegurar “que se cumple la Constitución y la ley” en el tratado, dijo el canciller Jaime Bermúdez.

“Nosotros somos los primeros interesados en derrotar el narcotráfico y el terrorismo”, dijo Bermúdez tras rechazar que se trate de una “imposición de Estados Unidos”.

El convenio entre Bogotá y Washington se empezó a negociar cuando en 2008 el presidente de Ecuador, Rafael Correa, decidió no prorrogar el permiso para las operaciones militares estadounidenses desde la base militar de Manta (260 km al suroeste de Quito).

La negociación en curso prevé que esas operaciones se efectúen desde las bases aéreas colombianas de Malambo, en el puerto caribeño de Barranquilla (norte), Palanquero (centro) y Apiay (sureste), reveló el ministro de Defensa encargado, general Freddy Padilla. Además, podrían sumarse las bases militares de Tolemaida (centro) y Larandia (sur), añadió.

Estados Unidos “no pagará por un alquiler, porque no le estamos cediendo ningún pedazo de nuestro territorio”, enfatizó Padilla.

De su lado, el canciller Bermúdez destacó que la diferencia con Manta es que en Colombia “ninguna base va a estar bajo el control de Estados Unidos”.

En ese sentido, el general Padilla aseguró que las instalaciones donde operarán equipos estadounidenses estarán a cargo de los oficiales colombianos designados al frente de tales comandos, quienes decidirán sobre los requerimientos de los militares extranjeros.

Agregó que “el acuerdo no condiciona la procedencia de los equipos que se trasladen a Colombia. Es el requerimiento de la necesidad operacional de Colombia, el que determina qué se necesita. Y es Estados Unidos el que suministra los equipos. El decidirá de dónde los trae y cuál es el equipo”, explicó Padilla.

Asimismo, indicó que el acuerdo no contempla operaciones unilaterales por parte de Estados Unidos, como tampoco el uso de la fuerza por parte de los militares destacados en el país andino.

Diversos sectores de la oposición han rechazado lo que consideran un traslado de la base de Manta a Colombia, algo que rechaza el gobierno del presidente Alvaro Uribe, comprometido en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo.

Para esa lucha Bogotá ha recibido de Washington desde el año 2000 un total 5.500 millones de dólares en ayuda militar y económica a través del denominado ‘Plan Colombia’, con el que combate el narcotráfico y a los grupos armados ilegales, especialmente las guerrillas izquierdistas.

You must be logged in to post a comment Login