Royal Ballet sienta cátedra en su debut artístico en Cuba, tierra de danza

LA HABANA (AFP) – Aplausos estruendosos e interminables “¡bravo!” ovacionaron en La Habana al Royal Ballet de Londres en su debut la noche del martes, inicio de cinco presentaciones -con localidades agotadas- en las cuales rendirá homenaje a la leyenda viva de la danza local, Alicia Alonso.

“Es un honor tener al Royal en Cuba, el público cubano ha tenido la suerte de disfrutar un bello espectáculo y de apreciar la técnica y el buen gusto con que baila”, dijo a la AFP la ex primera bailarina y maitre del Ballet Nacional de Cuba (BNC), María Elena Llorente.

La coreografía contemporánea “Chroma” y los clásicos “Voices of spring”, “Romeo y Julieta”, “Farewell”, “Thaïs”, “El Corsario” y “Un mes en el campo” fueron las obras escogidas por la directora Mónica Mason para la primera función del Royal en el Gran Teatro de La Habana, meca de la danza clásica en la isla.

Junto a Mason, presidió la función Alicia Alonso, de 88 años, fundadora y directora del BNC, a quienes sus coterráneos reconocen como “la prima ballerina assoluta”, objeto del homenaje este miércoles.

En un folleto entregado en el teatro a los asistentes, Carlos, príncipe de Gales, destaca su “alegría” porque el Royal Ballet, fundado hace 78 años, “haya podido aceptar la invitación” de Alonso “para esta histórica visita a La Habana, como parte de su gira de verano”.

En la misma publicación el ministro cubano de Cultura, Abel Prieto, subraya que la “herencia coreográfica” del Royal “contribuirá a enriquecer el espíritu y el gusto de los cubanos”, a la vez que resalta la coincidencia de que un cubano, Carlos Acosta, sea “primer bailarín invitado” de esa compañía.

El británico Edward Watson abrió la noche de estrellas interpretando “Chroma”, dinámica coreografía de Wayne McGregor, secundado por otras primeras figuras, como la española Tamara Rojo, la estadounidense Sarah Lamb y el italiano Federico Bonelli.

“Todos brillaron en la escena”, dijo un asistente: Mara Galeazzi y Thiago Soares, en “Farewell”; Roberta Márquez y Watson (“Romeo y Julieta”); Leanne Benjamín y David Makhateli (“Thaïs”), pero fueron Acosta y Rojo, en “El corsario”, sobre el original de Marius Petipa, quienes se robaron el espectáculo.

“Técnicamente Acosta y Rojo deslumbraron por su perfección y la fuerza interpretativa, pero es difícil seleccionar porque esta es una noche de estrellas, algo espectacular”, dijo emocionada Paula Villarón, una filóloga cubana amante de la danza.

Para el crítico de arte Yuris Nórido, la ovación a Acosta y Rojo “tiene mucho que ver con el orgullo de ver a un cubano bailando en una de las grandes compañías del mundo”. “Es como un éxito propio”, apuntó.

El homenaje del Royal a Alicia Alonso será conjunto, pues participarán como invitados los bailarines cubanos Joel Carreño, Anette Delgado, Viengsay Valdés, y Yolanda Correa.

La propia Alonso, vital, aunque casi ciega y con problemas motores, adelantó el programa. “‘Giselle’ porque soy muy conocida por bailar ‘Giselle’y ‘Tema y variaciones’, porque es un ballet que fue hecho especialmente para mí por George Balanchine, el famoso coreógrafo mundial”, dijo el martes a la prensa durante un encuentro con Mason.

La compañía británica también se presentará el viernes y sábado en el Teatro Karl Marx, el mayor de la isla con capacidad para 5.000 espectadores, esa vez con el clásico “Manon” como eje del espectáculo.

Días antes del debut, en las taquillas de ambos teatros colgaba un cartel testimonio del amor al ballet y admiración por el Royal en Cuba: “Agotadas todas las localidades”.

You must be logged in to post a comment Login