Las hermanastras Eva y Katharina Wagner abren una nueva era en Bayreuth

PARÍS (AFP) – El Festival de Bayreuth (sur de Alemania), dedicado a las óperas de Richard Wagner (1813-1883), dará inicio el 25 de julio a su 98ª edición, la primera que dirigen las bisnietas del compositor, Eva y Katharina, que inauguran así una nueva era muy esperada.

Si no se ve perturbada por una huelga de operarios convocada por el sindicato Verdi, que reclama una revalorización salarial, la primera representación del festival comenzará como cada año el 25 a las 14H00 GMT.

Hasta el 28 de agosto, el ‘Festspielhaus’ de Bayreuth (con capacidad para 1.974 personas), ‘palacio del festival’, inaugurado en 1876 en una ‘Colina verde’ que domina esta ciudad del norte de Baviera, será el escenario de 29 representaciones para las que ya no hay ningún lugar disponible. Cada año la demanda de lugares es ocho a nueve veces superior a la oferta.

Esta 98ª edición abre una nueva etapa, ya que Wolfgang Wagner no la dirigirá. Será la primera vez desde 1951, fecha en la que el nieto del compositor refundó con su hermano Wieland un festival comprometido durante el régimen nazi. Los hermanos lo dirigieron en tándem hasta la muerte de este último, en 1966. Wolfgang Wagner lo dirigió solo hasta 2008.

Tras el anuncio de la renuncia del patriarca Wolfgang (que tendrá 90 años el 30 de agosto), el Consejo de Fundación (‘Stiftungsrat’) encargado del festival, confió la gestión a sus hijas Eva Wagner-Pasquier (64 años) y Katharina Wagner (31 años), dos hermanastras que supieron esconder sus rivalidades.

Los espectadores no deben esperar grandes cambios este año. Sin nuevas producciones, con la excepción de la ópera ‘El holandés errante’ adaptada para niños, la edición 2009 será de transición y permitirá a las dos directoras medir la amplitud de la tarea.

El festival presentará el ‘Tristán e Isolda’ de 2005, iluminado por el suizo Christoph Marthaler.

Como directora de una obra, Katharina Wagner fue abucheada en 2007 y en 2008. Podría recibir un nuevo abucheo esta vez con ‘Maestros cantores’, que toca la innovación en el arte.

El festival presentará también el ‘Parsifal’ regido por el noruego Stefan Herheim, un espectáculo que trata la redención de Alemania -y del festival- después de 1945, bien recibido por el público el año pasado.

La manifestación habrá dado, entretiempo, una nueva oportunidad al ‘Ring’ (‘El anillo del nibelungo’) del alemán Tankred Dorst, de cuya dirección musical se encarga desde 2006 Christian Thielemann, verdadero ‘jefe’ de la orquesta del festival, aunque debilitado por la distribución.

La nueva dirección deberá afrontar el desafío de atraer, o traer nuevamente, a los cantantes wagnerianos más importantes, de los cuales algunos -como la soprano alemana Waltraud Meier- huyeron al interminable fin de reinado de Wolfgang Wagner.

Eva Wagner, que hasta hace poco era la experta del ‘casting’ del Festival de Aix-en-Provence (sureste de Francia), observará un cuidado especial a la elección de los cantantes invitados.

Apegada a la tendencia del ‘Regietheater’, que se basa en relecturas a veces iconoclastas, Katharina Wagner debería, por su parte, favorecer la creación de espectáculos que marquen los espíritus de un festival que en los últimos años no produjo éxitos escénicos memorables.

Después de un ‘Lohengrin’ confiado al provocador alemán Hans Neuenfels en 2010, Katharina llevará a escena un nuevo ‘Tristán’ en 2015 y no excluye abrir el festival en 2013, hasta el momento dedicado a diez óperas del Wagner maduro, a las tres obras de juventud del compositor ‘Las hadas’, ‘La prohibición de amar’ y ‘Rienzi, el último de los tribunos’.

Una pequeña revolución en la ‘Colina verde’.

You must be logged in to post a comment Login