La soberanía de Israel sobre Jerusalén no se discute: Netanyahu

Jerusalén.- El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, afirmó que la soberanía de Israel sobre Jerusalén no es tema de discusión, al rechazar el llamado de Estados Unidos para que se desista de construir un nuevo asentamiento en el este de la ciudad.

En su primera reacción, a la demanda hecha en días pasados por el Departamento de Estado de Estados Unidos al enviado israelí Michael Oren de que Israel debe desistir de su proyecto de construcción en Jerusalén Este, Netanyahu afirmó que el tema sólo compete a Israel.

Durante su habitual reunión semanal con su gabinete, el jefe de gobierno israelí afirmó que Jerusalén es la capital unida de Israel y que todos los ciudadanos tienen permiso de comprar propiedad en cualquier lugar de la ciudad que ellos elijan.

“Imaginemos lo que sucedería si alguien sugiriera que los judíos no pudieran vivir o comprar (propiedad) en ciertos vecindarios en Londres, Nueva York, París o Roma”, destacó Netanyahu, según un reporte del periódico Haaretz Daily en su página en Internet.

La comunidad internacional ciertamente protestaría. En forma similar, nosotros no podemos aceptar tal disposición en Jerusalén Este, “esta es la política de una ciudad abierta e Israel no aceptaría una posición que vaya contra ese derecho civil”, subrayó.

“Los árabes de Israel no tienen prohibido comprar casas en Jerusalén Oeste y a los judíos se les debe dar el mismo derecho en la parte oriental de la ciudad”, agregó.

Netanyahu dijo que había manifestado claramente su posición al presidente estadounidense Barack Obama declarando que el tema de la construcción en Jerusalén no podía estar ligado a la discusión sobre los asentamientos.

El negociador en jefe palestino Saeb Erekat denunció la respuesta israelí diciendo que Netanyahu entiende que un acuerdo de paz es imposible a menos que Jerusalén Este sea considerada la capital palestina.

“La paz y la actividad de asentamientos son caminos divergentes que nunca pueden encontrarse”, dijo.

El Departamento de Estado convocó a Oren para avisarle que el proyecto desarrollado por el millonario estadounidense Irving Moskowitz no debería seguir adelante, según reportes de Radio Israel y Radio Ejército.

Moskowitz, partidario de los asentamientos israelíes en Jerusalén Este, compró el Hotel Shepherd en 1985 para demolerlo y construir unidades habitacionales en el lugar, cerca de un conjunto de edificios del gobierno, entre ministerios y oficinas de la policía.

En respuesta a la petición, Oren dijo al Departamento de Estado que la constricción israelí en Jerusalén Este no era diferente de cualquier otro lugar en el país.

Jerusalén no podría ser considerada en las mismas líneas que los asentamientos, dijo, y agregó que Israel no accedería a esta demanda.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login