¿”Somos el Mundo”?

Por Mumía Abú-Jamal
                                                                   
Como la obsesión con la muerte de Michael (note que no necesito usar el apellido) parece que ya está calmando, reconozco que hubieron varios de sus éxitos que, si no bubieran sido puestos en música o cantados con su dulce voz de falseto, me hubieran causado mucha preocupación.
 
La preocupación más grande fueron el título y la letra de, “Somos el Mundo”, (We Are the World), una canción que se pega como cera en el oído, que Michael escribió con Lionel Richie, que fue miembro del grupo, Commodore.
 
Aún cuando fué escrita para ayudar los esfuerzos humanitarios para aliviar el hambre en África, y por eso con una intención muy noble, muchas veces he tenido preocupaciones personales, íntimas, con la noción de que, ” ‘Nosotros’  somos el Mundo.”
 
En este caso el arte, incluso la música pop, imita y se hace eco de temas más amplios de la sociedad-incluso de la política.
 
Porque millones de norteamericanos en verdad piensan de si mismos como que ellos son, ‘el mundo’ — o el pueblo más importante en el mundo, del mismo modo que los británicos, o los romanos, pensaron de si mismos en el tiempo del apogeo de sus imperios.
 
La mayoría de los alumnos en Estados Unidos (aún después de los años del programa Que Ningún Niño se Quede Atrás) no pueden ubicar lugares prominentes en los mapas — incluso lugares donde los ejércitos norteamericanos están envueltos en guerras!
 
Algunos no pueden encontrar los Estados Unidos en el globo terrestre! Y éso sin mencionar el porcentaje de la población del mundo que vive en los Estados Unidos!  (Respuesta: menos del 6%.)
 
Nosotros no somos el Mundo. Los norteamericanos forman un pequeño porcentaje de la población del planeta Tierra.
 
Nosotros predicamos al resto del mundo como si nosotros somos el mundo — o por lo menos los líderes del mundo.
 
Claro, es verdad que los Estados Unidos es militarmente más poderoso — y, hasta hace poco, tenía la  economía más robusta; pero, si los últimos años han probado algo, es que ese poder tiene límites.
 
¿No prueba éso la guerra contra Irak? ¿Por lo menos éso?

¿No muestra éso la crisis económica de setiembre de 2008, y la recesión que siguió?
 
Sin embargo, los Estados Unidos, ahora bajo una nueva administración, lanza palabras fuertes contra Irán — porque sospecha que quizás esté buscando armas nucleares — mientras se hace de la vista gorda al ver a India, Israel y Pakistán con bombas atómicas, porque son países aliados de los Estados Unidos.
 
¿Es coincidencia que ninguno de esos países ha firmado el Tratado de No Proliferación Nuclear, NPT (del inglés, Non Proliferation Treaty), que Irán firmó en 1968 (cuando estaba bajo el Shah)? ¿O de que hubo una conspiración secreta para armar a Irán con armas nucleares cuando gobernaba el Sha, quién era uno de los aliados más importantes de los Estados Unidos?
 
Bajo los términos del NPT (Artículo IX), cualquier país puede abandonar el tratado, siempre y cuando pruebe que hay “eventos extraordinarios” que ponen a la nación es “supremo peligro.”
 
¿Cómo es que algunos países pueden tener docenas, cientos, miles –incluso decenas de miles de bombas atómicas — y sin embargo, otros países no pueden tener ni una?
 
Nosotros no somos el mundo.
 
No importa lo dulce que sea la música, los números no mienten.
 

You must be logged in to post a comment Login