El eclipse del siglo deja Asia a oscuras

Por Heriberto Araújo.

Shanghai.- Más de dos mil millones de asiáticos se quedaron a oscuras por el más largo eclipse del siglo XXI, que pese al mal tiempo en ciudades como Shanghai, despertó la euforia de los espectadores y amantes de la astronomía. “Es increíble. Es la oscuridad más absoluta que jamás vi en el cielo. No hay Luna ni Sol”, exclamaba Xiao Lu, un estudiante universitario que, cámara fotográfica y paraguas en mano, contempló el espectáculo desde la orilla del río Huangpu, en pleno corazón de Shanghai.

El mal tiempo impidió observar con claridad en esta oriental ciudad china cómo la Luna se interponía entre la Tierra y el Sol, pero el espectáculo de contemplar cómo la ciudad se quedaba completamente a oscuras en pleno día no desmereció. “Hemos venido desde Holanda para verlo y, pese a la lluvia, no nos arrepentimos. Todas las luces de la ciudad estaban apagadas y la impresión de ver cómo la oscuridad llega en pocos segundos es inigualable”, se felicitaba el matrimonio Van Bommel.

“Estuvimos en un eclipse similar en Francia hace 11 años y el año que viene iremos al Congo para presenciar otro. No será total, como éste, pero nos encantan estos fenómenos”, comentaron. Excepto el tráfico, la actividad de la ciudad se detuvo alrededor de las 09:30 de la mañana (1:30 GMT), cuando el cielo empezó a oscurecer y cientos de miles de personas salieron a las calles para ver y fotografiar el evento astronómico. El eclipse total, cuando la Luna cubrió totalmente la estrella solar, tuvo lugar entre las 9:38 (1:38 horas GMT) las 9:43 (1:43 GMT).

Muchos aficionados a la astronomía no dudaron, pese a la fina lluvia que caía sobre Shanghai, sacar a la calle sus utensilios para observar con mayor precisión el eclipse, cuya magnitud y duración no se repetirá hasta el año 2132, según los especialistas. El eclipse comenzó a las 00:53 GMT en el estado indio de Gujarat, al oeste del país, y se fue desplazando hacia el este de Asia –Nepal, Bután, Bangladesh, Birmania, China- por una franja de 15 mil kilómetros de largo y 258 de ancho.

Shanghai había sido identificado por los expertos como uno de los mejores lugares para ver el eclipse, por lo que decenas de miles de turistas extranjeros se desplazaron a esta megalópolis de 15 millones de habitantes para la ocasión. Fue en una zona poco habitada del Pacífico donde se pudo observar con mayor duración –seis minutos y 39 segundos- cómo la Luna “engullía” al Sol y provocaba un apagón sin parangón.

La televisión china retransmitió en directo el acontecimiento, que también se pudo ver en los servicios de información de telefonía móvil e internet. Incluso en las estaciones y trenes de metro de Shanghai y Pekín las televisiones instaladas retransmitieron las imágenes en vivo, ya que se produjo en una hora en la que millones de chinos se desplazan para ir a trabajar. La irrupción de la lluvia en Shanghai influenció el trabajo de los expertos, que habían preparado toda una serie de experimentos y observaciones durante el eclipse.

“Muchos experimentos se vieron afectados o simplemente fracasaron por la lluvia. Por ejemplo, las investigaciones sobre la variación de la gravedad de la Tierra, muy vinculada con la meteorología”, admitió a Notimex, Wang Jun Jie, investigador en el Observatorio Nacional Astronómico de China. “Pero fue un fenómeno único que en China. El último fue en 1814 y el próximo será en 2309”, reveló.

El acontecimiento se vivió de manera distinta en las diversas zonas de Asia, influenciado sobre todo por las creencias tradicionales en India y China. En China las autoridades habían pedido a los expertos que explicaran de forma científica el fenómeno, con el objetivo de “eliminar supersticiones y temores”. “Sé que el eclipse se produce cuando la Luna se interpone entre el Sol y la Tierra. Pero quizá además de lo científico hay una explicación del Cielo. Los chinos creemos en la superstición”, comentóo Wang Jung, un taxista de 25 años residente en Shanghai.

En la cultur

You must be logged in to post a comment Login