Urgen retorno pacífico de Zelaya para evitar derramamiento de sangre

Una delegación hondureña integrada por legisladores y miembros de la sociedad civil urgió a la restitución pacífica del depuesto presidente Manuel Zelaya para evitar un derramamiento de sangre.

“Es sumamente importante que los países amigos, en este caso Estados Unidos, envíen un mensaje más directo”, en el aspecto económico para “darle el mensaje más claro a los golpistas”, dijo el diputado del Partido Liberal, Javier Hall, en conferencia de prensa en Washington.

“Vamos a agotar todas las instancias diplomáticas”, enfatizó el diputado, integrante del mismo partido que el depuesto Zelaya.

La también diputada liberal Elvia Argentina Valle dijo que la tercera parte de los legisladores de su partido no fueron convocados o se les informó tarde sobre la sesión de destitución de Zelaya el domingo 28 de junio, día en que se produjo el golpe de Estado.

Tanto Zelaya como el líder del gobierno de facto, Roberto Micheletti, que hasta esa fecha era el presidente del Congreso, son miembros del Partido Liberal.

Valle, quien consideró como “una verguenza” el retroceso democrático en su país, señaló que ha tenido diferencias con Zelaya pero que eso no significaba un respaldo al rompimiento del orden constitucional.

Manifestó que el artículo 3 de la Constitución hondureña, como ya lo mencionó Zelaya anteriormente, llama a una insurrección al indicar que “nadie debe obediencia a un gobierno usurpador ni a quienes asuman funciones o empleos públicos por la fuerza de las armas”.

La legisladora señaló que la Constitución no tiene un juicio político contra un presidente, pero afirmó que se violaron las garantías constitucionales de Zelaya al ser detenido por militares y expulsado de su propio país sin un debido proceso.

El coordinador del Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (CIPRODEH), Abencio Fernández Pineda, denunció persecuciones, asesinatos, golpizas, desapariciones y restricciones a la libertad de expresión.

Informó que presentó las denuncias ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a la que pidió medidas cautelares para 82 personas, incluyendo a dirigentes sindicales y campesinos, así como a congresistas.

La delegación hondureña expresó su esperanza de una salida dentro del plazo de 72 horas que pidió el presidente costarricense Oscar Arias, mediador en el conflicto que presentó un plan de amnistía, adelanto de elecciones y un gobierno de unidad nacional que aceptó Zelaya pero rechazó Micheletti.

Considera EU que “ahora” es el momento de resolver crisis hondureña

El momento para resolver la crisis en Honduras es “ahora”, con la mediación del presidente de Costa Rica, Oscar Arias, dijo el vocero interino del Departamento estadounidense de Estado, Robert Wood.

“Estamos en constante contacto con varios países del hemisferio sobre la situación (en Honduras) y creemos que la mediación de Arias es la mejor manera de proceder”, señaló Wood sobre las propuestas del mandatario costarricense sobre una amnistía y adelanto de elecciones.

“Todos coincidimos que ahora es el momento de abordar este asunto, de resolver este asunto. Y vamos a ofrecer todo el apoyo que podamos para ayudar en este proceso”, anotó.

El depuesto presidente hondureño Manuel Zelaya aceptó la propuesta de Arias, que incluye su restitución en el cargo, pero el gobierno de facto de Roberto Micheletti la ha rechazado.

Wood dijo que “Arias ha propuesto un plan de siete puntos para resolver la crisis, ha dado a las partes 72 horas para que respondan. Creo que una parte ha respondido y está dispuesta a aceptar. Esperamos que el régimen de facto responda a eso”.

“Esta es la mejor manera de lograr estabilidad, restaurar el orden democrático y constitucional y queremos que ver que eso ocurra ahora”, puntualizó.

La secretaria estadounidense de Estado, Hillary Clinton, sostuvo el domingo pasado una conversación telefónica con Micheletti, a quien instó a negociar y “entender las consecuencias de un fracaso”, dijo en l

You must be logged in to post a comment Login