Acuerdo militar entre Colombia y EEUU despierta rechazo entre los vecinos

BOGOTA (AFP) – El acuerdo de cooperación militar entre Colombia y Estados Unidos para que los estadounidenses usen bases colombianas para sus operaciones antidroga provocó la ira y el rechazo de gobiernos de izquierda vecinos, en tanto que otros como Panamá, Perú y Brasil aún no se pronunciaron.

Los presidentes de Bolivia, Evo Morales; Nicaragua, Daniel Ortega; Venezuela, Hugo Chávez, y funcionarios del gobierno del presidente de Ecuador, Rafael Correa, han expresado en los últimos días opiniones en contra de ese acuerdo que aún negocian Bogotá y Washington.

El gobierno del presidente Álvaro Uribe informó oficialmente el pasado 15 de julio sobre la negociación del acuerdo, mediante el cual Estados Unidos supliría, desde tres bases militares colombianas, las operaciones antidrogas que realizaba desde la base ecuatoriana de Manta. El acuerdo también contempla “operaciones antiterroristas”, sin más precisiones.

Uribe ha asegurado que se “regirá por el principio de la no intervención en asuntos internos de otros Estados”, y que mediante esa alianza con Estados Unidos lo que busca es “romper las cadenas del terrorismo y los violentos”, y que los colombianos puedan “vivir tranquilos”.

Sin embargo, esos argumentos no parecen convencer, especialmente a sus vecinos de Ecuador y Venezuela, dos gobiernos con los que Uribe ha mantenido serias tensiones diplomáticas durante los siete años que lleva en el poder.

La reacción más dura provino del presidente Chávez, quien el martes anunció que “revisará” las relaciones con Colombia, debido a ese acuerdo que considera como una amenaza para Venezuela.

“Ahora los yanquis quieren montar en Colombia cuatro bases militares. (Ellos dicen que) no, que no son bases yanquis, sino bases colombianas, pero van a estar ahí permanentemente, lo cual nos va a obligar a revisar las relaciones con Colombia”, dijo Chávez.

En la práctica, la reacción de Chávez ya provocó una reacción: se suspendió, a pedido de Caracas, una reunión de alto nivel entre representantes de los gobiernos de Colombia y Venezuela programada para el martes en Bogotá.

La nueva tensión entre Bogotá y Caracas ocurre cuando las relaciones bilaterales pasaban por un buen momento, según habían expresado recientemente funcionarios de los dos gobiernos, cuyos mandatarios se reunieron dos veces en 2009.

El gobierno de Ecuador, que rompió en marzo del 2008 relaciones diplomáticas con Colombia a raíz del ataque del Ejército colombiano a un campamento de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias en Colombia (FARC, marxistas) en territorio ecuatoriano, considera que el acuerdo amenaza la estabilidad regional.

“Aquí está en juego (…) no solamente el respeto al derecho internacional sino también la estabilidad de la región”, dijo este miércoles el ministro de Seguridad de Ecuador, Miguel Carvajal.

Además, el malestar entre Bogotá y Quito se ha agravado por causa de la revelación de un video en el que el jefe militar de la FARC, Jorge Briceño (alias ‘Mono Jojoy’), en el que afirma que esa guerrilla contribuyó a financiar la campaña presidencial de Correa en 2006.

Venezuela y Ecuador son, en este orden, los principales socios comerciales de Colombia después de Estados Unidos.

El canciller Jaime Bermúdez pidió el martes que no se interfiriera en los asuntos internos del país, y aseguró que Colombia está avanzando en el convenio con Washington acogiendo el principio de la “no injerencia en asuntos internos de otros Estados”.

“Así como lo estamos haciendo de esa manera, pedimos y solicitamos que sea visto (respetado) por terceros Estados”, puntualizó.

You must be logged in to post a comment Login