Inician en Nueva York campaña por legalización de estudiantes

Por Angélica Peña.

Nueva York.- La organización Walk, fundada por jóvenes estudiantes en Nueva York, inició una campaña de concientización y recolección de firmas en apoyo a la aprobación del proyecto de ley Dream Act, para legalizar a millones de escolares. La organización sin fines de lucro fue establecida en marzo de este año, cuando el proyecto de ley bipartidista Dream Act fue sometido a estudio tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

“Walk fue creada por estudiantes que ya tienen sus documentos y por quienes no los tienen. Tenemos la esperanza de que sea aprobado y ayude a que no se pierdan los sueños”, señaló Sandra Silva, miembro de Walk e inmigrante de la capital mexicana. La agrupación que tiene más de 50 miembros permanentes y una serie de voluntarios se dividen por fracciones en los lugares más concurridos de la ciudad para hablar con la diversa comunidad y obtener sus firmas de apoyo.

“Me motiva mi caso y el de muchos que conozco, ya que estudié sociología y pienso seguir con leyes, pero mi estutus me impediría graduarme y conseguir un buen trabajo”, señaló Marco Saavedra, quien fue traído por sus padres cuando tenía tres años de edad. Ambas piezas de legislación bipartidista permitiría a un número limitado de estudiantes indocumentados convertirse en residentes permanentes si llegaron aquí cuando eran niños y han sido residentes de Estados Unidos por largo tiempo. Además de tener un buen carácter moral, los jóvenes deben asistir a la universidad o alistarse en el ejército durante dos años como mínimo.

“Con la aprobación de esta medida se beneficiarían muchos jóvenes que deciden no estudiar, o abandonar sus estudios, y otros que culminan su profesión y no pueden ejercer por no tener un simple número”, comentó Silva. Los resultados de un estudio del Centro de Políticas de Inmigración (IPC, por sus siglas en inglés) en 2007 señalan que el estatus legal trae beneficios económicos, fiscales y laborales para individuos y sus familias.

La combinación de un estatus legal y una educación universitaria permitiría a los estudiantes beneficiados con la Ley DREAM ganar ingresos significativamente mayores que aquellos con sólo un diploma de escuela secundaria, contribuirían con más impuestos y tendrán más dinero para gastar e invertir. Según el estudio del IPC, en la actualidad este desperdicio de talento impone costos económicos y emocionales a los estudiantes indocumentados en Estados Unidos y a la sociedad en general. “Hay muchas personas que merecen seguir estudiando. La educación es un derecho y no tiene nada que ver con ser indocumentado o no”, afirmó Daniel Talonia, inmigrante de Sahagún, en el central estado mexicano de Hidalgo, quien puso su firma de apoyo.

El pasado 23 de junio, miembros de Walk se reunieron con varios congresistas en Washington para convencerlos de conseguir su voto a favor, ya que hasta ahora el proyecto ha obtenido 58 votos, pero se necesitan 60 para que pase en cualquiera de las Cámaras. La firmas serán enviadas a los congresistas que apoyan la medida y a los indecisos y oponentes. El alcalde neoyorquino Michael Bloomberg anunció públicamente durante la celebración de la Semana del Inmigrante, en abril pasado, su total respaldo a la aprobación del Dream Act.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login