Critica Washington Post inoperancia de OEA en crisis hondureña

La crisis en Honduras ha abierto una oportunidad para que el gobierno del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, busque cambios en la Carta Democrática Interamericana, publicó el diario The Washington Post.

En un editorial, el rotativo consideró que los cambios se hacen necesarios en virtud de que la Carta es ajena en los casos de abusos cometidos por parte de mandatarios.

“La debilidad de la Carta Democrática es que protege a presidentes de asaltos antidemocráticos, pero no permite la intervención de la OEA (Organización de Estados Americanos) en casos en que el Ejecutivo es responsable de violar el orden constitucional”, dijo.

El diario indicó que tal fue el caso del destituido presidente de Honduras, Manuel Zelaya, antes del golpe militar.

Para el rotativo la crisis en Honduras “ofrece la oportunidad a la administración Obama de buscar cambios en esas reglas”.

“Si la administración va a depender de organismos como la OEA para impulsar sus políticas en América Latina, debe empujarla para hacer frente a los ataques contra la democracia donde quiera que sucedan”, indicó.

Refirió los casos del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, y de los gobernadores Pablo Pérez de Zulia, y César Pérez Vivas de Táchira, como ejemplos de la necesidad de estos cambios.

Los tres se entrevistaron aquí en días recientes con el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, para denunciar la campaña de hostigamiento por parte del gobierno del presidente venezolano Hugo Chávez.

De acuerdo con al diario, Insulza insistió que no había nada que él pudiera hacer en torno a las acciones de Chávez, aun bajo la Carta Democrática Interamericana.

“Este mes, Insulza ayudó a suspender a Honduras de la OEA bajo el argumento que había violado la Carta, pero en el caso de Chávez, quitándole poder a gobernadores y alcaldes, Insulza dijo ‘no puedo decir si es bueno o es malo’”, apuntó.

The Washington Post criticó la actuación de Insulza en el caso de Honduras, ya que lejos de promover un diálogo, se rehusó a negociar y a hablar con Roberto Micheletti, designado presidente del gobierno de facto hondureño.

“En lugar de ello (Insulza) se sumó a un intento orquestado por Venezuela para forzar el regreso de Zelaya, que derivó en violencia”, puntualizó.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login