Micheletti busca contener a “zelayistas” y lograr reconocimiento externo

TEGUCIGALPA (AFP) – El gobierno de facto hondureño buscaba el sábado contener a los seguidores del depuesto Manuel Zelaya con el toque de queda en la frontera con Nicaragua, y esperaba conseguir reconocimiento externo invitando a 6 países como observadores del por ahora estéril diálogo de San José.

Zelaya, que permanecía este sábado en Nicaragua, logró pisar fugazmente territorio hondureño el viernes, pero fracasó en su intento de volver al país tras ser derrocado y expulsado por el golpe de Estado del 28 de junio.

Sin embargo, tuvo éxito en atraer la atención internacional a su causa y en desafiar al gobierno de facto de Roberto Micheletti, con un hecho que fue seguido por millares de partidarios y cientos de periodistas de cadenas mundiales.

La televisión hondureña ignoró el intento de regreso de Zelaya, pero las cadenas internacionales transmitieron su llegada al paso fronterizo de Las Manos, en el sur de Honduras, que puso en acción a millares de “zelayistas” en todo el país.

El gobierno de Micheletti calificó la incursión en la frontera como “irresponsable” y trató de contener a los miles de seguidores de “Mel” que se movilizaron para darle la bienvenida, imponiendo un toque de queda de 30 horas consecutivas en la zona fronteriza con Nicaragua.

En la práctica, el toque de queda, que culminará este sábado a las 18H00 locales (00H00 GMT del domingo), fue desafiado por los seguidores de Zelaya, pues los militares y policías no lograron sacarlos de las rutas que conducen a la frontera.

“El acto del señor Zelaya fue irresponsable, no meditado y de muy poca seriedad”, dijo Micheletti el viernes en la noche en un mensaje al país, en el que calificó el hecho de “circo de televisión”.

“Si el señor Manuel Zelaya Rosales entra a territorio hondureño, será arrestado por nuestra Policía Nacional y no por el Ejército, según lo que dicta nuestra Constitución”, agregó.

Tras la incursión de “Mel”, Micheletti invitó a Alemania, Bélgica, Canadá, Colombia, Panamá y Japón “para que se unan como observadores del diálogo que acontece en Costa Rica” bajo la mediación del presidente Oscar Arias, Premio Nobel de la Paz.

Hasta ahora las negociaciones fracasaron porque el nuevo gobierno hondureño -no reconocido por ningún país- se niega a aceptar restituir a Zelaya.

Micheletti también anunció que invitaría a Honduras a la Cruz Roja para que dé “fe del buen trato y respeto a los derechos del mismo ex presidente Zelaya”.

El Tribunal Electoral de Honduras sorteó el viernes el orden de las fotos de los candidatos presidenciales en los votos de las elecciones de noviembre, aunque la OEA y el Mercosur advirtieron que no las reconocerán si son llevadas a cabo bajo el gobierno de facto.

You must be logged in to post a comment Login