Un latino de San Diego busca ser gobernador de California

Por Manuel Ocaño.

San Diego.- El latino Richard Aguirre, originario de San Diego y quien lanzó esta semana una campaña por la gobernatura de California, propone un plan masivo de energía solar para superar la crisis financiera del estado y pide legalizar a los indocumentados. Su plan de energía solar integraría a cada californiano en una gran cooperativa energética y terminaría con los problemas financieros de California, pero se necesita legalizar a los indocumentados, puntualizó Aguirre en declaraciones a Notimex.

“Si creamos una fábrica de páneles condensadores de energía solar, capaz de proporcionar a cada hogar su propia generadora doméstica, los californianos no sólo tendrán electricidad gratis y ahorrarán en promedio 200 dólares al mes, sino que tendrán un excedente”, indicó. Esa cantidad extra permitiría “que cada uno exporte mensualmente unos 200 dólares de energía”, dijo Aguirre. “Con las ganancias, instalamos desalinadoras (de agua), pues el problema que tenemos para combatir la sequía es que las desalinadoras contaminan, pero no si las hacemos con nuestro excedente de energía solar”, añadió.

“Así que tendremos electricidad y agua gratis, y un ingreso mensual para obras” de interés social, dijo el candidato independiente. La clave es la energía, pero se requeriría de una fábrica de páneles o rejillas condensadoras de energía solar, con una producción suficiente para abastecer millones de hogares en el “Estado dorado”, cuya población se acerca a los 38 millones de residentes.

Aguirre, sobrino del ex procurador del distrito de San Diego, Mike Aguirre -quien enfrentó en las cortes al ejército privado Blackwater- opinó que el estado de California, de manera separada del resto del país, podría legalizar a los indocumentados. “Si legalizamos a los indocumentados que han vivido por lo menos cinco años en California y les aplicamos como multa dos mil dólares, estamos hablando no sólo de seis mil millones de dólares de ingresos para el estado de California, sino de crear fuentes de trabajo en (el sector de) energía solar, ya tenemos a los trabajadores”, dijo.

Por ahora, sólo Alemania y Japón tienen fábricas de páneles solares, pero la zona desértica de California se perfila para ser la meca de la energía alternativa estadounidense en los próximos años, con la generadora solar más grande del mundo, entre otros proyectos, pero faltan los sistemas domiciliarios. Aguirre explicó cómo planea sostener una campaña electoral con escasos recursos, ante rivales poderosos como la multimillonaria republicana Mel Whitman, que transformó al bazar cibernético e-Bay de una pequeña empresa en una corporación, y al alcalde de San Francisco, el demócrata Gavin Newsom.

“Veamos el problema del presupuesto que hemos tenido este año, la gente está cansada de los políticos que sólo ven por sus propios intereses o los de quienes les financian sus campañas”, dijo Aguirre. El aspirante a gobernador, rubio, de ojos claros, quien habla poco castellano aprendido en el estado mexicano de Baja California y como estudiante de la Universidad en Berkeley, dijo que intentará basar su campaña en recuperar la dignidad de los californianos. “Lo primero es la economía y la energía es clave, nosotros no vamos a defender intereses de compañías, vamos a defender los intereses de los californianos”, dijo; “yo creo que ese mensaje es importante”.

Su plan de que los californianos dejen de pagar por electricidad y agua, terminen con la sequía, y encima se conviertan en pequeños inversionistas de un plan estatal para exportar energía al resto del país sería más atractivo que los puntos de republicanos y demócratas. A la vez que concierta una salida económica, Aguirre fortalecería otros temas de su plataforma, como recuperar un alto nivel educativo de California y ampliar servicios de salud. En cuanto a su dificultad para hablar castellano y su aspecto anglosajón, el aspirante dijo que ninguno de esos rasgos es antagónico con su manera latina de ser.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login