¿Por qué no nos obedecen los elementos?

Nuestra península (España) sufre las consecuencias del cambio climático, el aumento de la temperatura, los incendios, el calor, nos recuerda especialmente en los meses del verano, cuan sensible es el equilibrio natural, y la repercusión de las actuaciones humanas en nuestro entorno.

El estrés, la vida ajetreada en las ciudades lejos del contacto con la naturaleza, las dificultades y conflictos con los que nos confrontamos a diario, parecen habernos transportado lejos de nuestra verdadera existencia. 

La naturaleza, los animales, los elementos son entonces explotados sin sentimiento alguno. Insensiblemente comemos la carne de animales que han vivido su corta vida en establos crueles, echamos pesticidas, herbicidas, fungicidas y semillas manipuladas a los campos para que nuestros bolsillos saquen el mayor beneficio posible, vaciamos a los mares de peces con una pesca cruel, brutal y cada vez más sofisticada, cazamos en los campos los animales que en realidad necesitan nuestra ayuda, porque ellos también sufren sed, calor y las consecuencias de tanto desequilibrio ambiental, llenamos la atmósfera de antenas de comunicación que emiten ondas que afectan a la vida, etc., etc. 

Y todos contribuimos a ello, porque nos dejamos llevar por el tren de nuestra sociedad en gran parte orientada al consumo e influenciada por los medios de comunicación. Casi pareciera que el hombre haya dejado de existir como ser individual capaz de pensar por sí mismo.
¿No es la consecuencia lógica del egoísmo el apartarse de Dios y la insensibilidad de nuestro corazón para con nuestro entorno? ¿Quién es entonces el causante de lo que nos afecta? ¡Cuánto desearíamos poder controlar los elementos, por ejemplo el fuego, la lluvia, el viento!, ¿pero, es eso imposible?

Jesús de Nazaret caminó sobre las aguas, condujo los vientos y convivía con los animales salvajes. Tal vez recordar un pasaje de Su vida, en base al libro Esta es Mi Palabra, nos ayude y muestre una perspectiva diferente, que cada uno puede aplicar, pues sólo así encontraremos una solución veraz y duradera.

Cada pensamiento contrario a la ley de Dios y cada acto en contra de la ley divina produ je ron y producen invariablemente la limitación de aquellos que de ese modo se han apartado de la ley eterna. La suma de las faltas en contra de las leyes dio como resultado la limitación y la condensación, y posteriormente la crista li zación, la materia, el tiempo y el espacio.

Al ser humano le sería posible transformar la estructura material y hacer volver la densi fi cación a niveles de vibración más elevados, por que en él están latentes las fuerzas más ele vadas. A los seres humanos les corresponde animar estas fuerzas y aplicarlas correcta¬men te.

De esta manera la estructura material se ha ría más sutil porque empezarían a actuar las sie te fuerzas básicas de la ley universal, las cua¬les poco a poco llevarían toda la estructura ma te rial a otro estado físico. Esto podría suceder, sin embargo, sólo a través de personas que es tén dispuestas a cambiar su forma de pensar y de vivir, y que realicen la ley eterna del amor, de la paz y de la unidad.

Los cuatro elementos, fuego, agua, tierra y ai re forman el sistema de respiración de la Tierra. Si este ritmo regular es perturbado una y otra vez por el ser humano, con el correr del tiem po todo el organismo terrestre será altera do. A raíz de esto, tanto los campos magnéticos de la Tierra como las corrientes magnéticas se rán influenciados, éstos constituyen la ley de la Tierra y de los planetas, y pertenecen a su sis te ma solar.

Visto de manera global, cada alteración re per cute también en el eje terrestre.

Cada cambio dentro de la Tierra y sobre ella produce por su parte un cambio en y dentro del ser humano, en y dentro del mundo ani¬mal; provoca también una reacción corres pon dien te en el mundo vegetal y transforma inclu so la irradiación de los minerales.

Lo que sucedió en tiempos remotos sucede tam bién actu

You must be logged in to post a comment Login