Mendigos por obligación: niños maltratados y explotados en Senegal

Por Márcia Bizzotto.

Dakar, Senegal.– Descalzo, con una camisa rasgada ennegrecida por la suciedad, el niño sigue al transeúnte por todo el barrio, tomándolo de la mano o del bolso, recitando versos en árabe e insistiendo en que eche algo de dinero en un bote de lata. El menor tendrá que devolver el bote con una determinada cantidad a su “maestro” al final de cada día para evitar una paliza.

La escena se reproduce en todo instante en Dakar, capital de Senegal, uno de los más prósperos países del oeste africano, donde unos 100 mil niños son forzados a mendigar cada día, de acuerdo con datos del Fondo de Naciones Unidas pata la Infancia (UNICEF) relativos a 2008. Les llaman talibe, palabra árabe que significa “aquel que pide” y que, en la práctica, se traduce en niños maltratados y explotados por líderes religiosos islámicos, los marhabout, fenómeno que preocupa a muchas asociaciones de defensa de la infancia y los derechos humanos en el país.

Cheik Seck recuerda lo duro que era abrir los ojos pesados en la oscuridad de las cuatro de la mañana, hora en que empezaba su jornada diaria repitiendo durante horas versos del Corán memorizados en árabe, antes de echarse a las calles para mendigar hasta el caer de la noche. Tenía 11 años cuando su familia lo envió solo desde su pueblo, a unos 60 kilómetros de la capital, a la escuela coránica, confiando en la promesa hecha por un conocido marhabout de que daría al pequeño educación, comida y vivienda. Recibió todo eso, pero al precio de presentarse cada noche de vuelta con al menos 600 francos africanos (1.28 dólares) que tenía que reunir mendigando a fin de pagar por las dos comidas del día y un colchón para dormir en el suelo, en medio de otra decena de niños como él, según cuenta con una sonrisa tímida.

“Suelen tener entre cinco y 18 años de edad. Muchos acaban no volviendo a la escuela para dormir, porque si no entregan el valor mínimo exigido, el marhabout les pega”, afirma Faty Diop, responsable de L’Empire des Enfants (El Imperio de los Niños), asociación sin fines lucrativos fundada en 2003 para acoger a los talibe. Según Diop, 80 por ciento de los niños recibidos en la asociación no son senegaleses, sino de países vecinos y más pobres, como Guinea Bissau, Gambia y Mali. “Para un marhabout que tiene entre 10 y 20 niños, al final del mes el dinero que ellos le llevan suma millones. El tipo puede comprar coches, construir casas en su pueblo, y las familias piensan que sus hijos podrán también tener todo eso”, explica a Notimex. Agrega que “el marhabout aparece como verdadera esperanza de un futuro mejor para esas familias pobres, que no saben qué pasa realmente con sus hijos una vez que llegan a Senegal”.

Desde 2005, una ley nacional castiga ese tipo de explotación infantil con penas de entre dos y cinco años de prisión o multas equivalentes a hasta cuatro mil dólares, pero es difícil encontrar alguien que se acuerde de un caso que haya sido llevado a los tribunales. “Es también una cuestión política, ya que los marhabout suelen tener gran influencia en sus comunidades y aportar muchos votos”, sostiene Diop. Paralelamente, diversas asociaciones intentan mitigar el problema, pero la cuestión financiera suele ser una barrera, como en el caso de L’Empire des Enfants, que corre el riesgo de cerrar sus puertas en 2010 por falta de financiamiento.

La asociación ofrece una estructura familiar a los niños que quieren dejar de ser talibe: a unos 25 niños les da cama, tres comidas al día y propone una variedad de actividades culturales y educativas, como clases de circo, de deportes, de informática y de artesanía. Mientras, L’Empire se ocupa de encontrar a las familias de los niños y repatriar a los que son extranjeros, con ayuda de la Organización Internacional para la Migración (OIM). “Los padres son obligados a firmar un documento ante la justicia en que se comprometen a no volver a dar el niño al marhabout, y la OIM les da una ayuda financiera para invertir en alguna actividad profesional. Y si los padres n

You must be logged in to post a comment Login