Piden a Obama apoye investigación sobre espionaje en Colombia

Activistas humanitarios de Colombia señalaron que esperan que el presidente estadounidense Barack Obama apoye una investigación sobre el “espionaje ilegal” del que son objeto por parte de organismos de inteligencia de su país.

Al participar en un foro patrocinado por la Oficina en Washington para América Latina (WOLA) indicaron que esperan que Estados Unidos intervenga para reestructurar “los entes de investigación de inteligencia del Estado y del aparato judicial colombiano”.

Durante el foro, el activista Danilo Rueda, de la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz, pidió a la administración Obama “un monitoreo claro y preciso y la reducción de recursos para la llamada inteligencia”.

En el evento participaron además Rafael Barrios, del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo (CCAJAR); Conor Carrigan, de la Comisión Colombiana de Juristas; y el periodista Hollman Morris, productor y director del programa televisivo Contravía.

Denunciaron que el Departamento Administrativo de Seguridad de Colombia -policía secreta-, realiza operaciones “ilegales y criminales” de inteligencia contra activistas humanitarios que son considerados opositores al gobierno del presidente Alvaro Uribe.

El espionaje incluye la intercepción de llamadas telefónicas, correos electrónicos a jueces, periodistas y religiosos e incluso el monitoreo de sus hijos menores de edad, indicaron.

Rueda señaló que en Colombia se deben generar las condiciones para que se sepa la verdad.

“La verdad se encuentra en Estados Unidos, la tienen 13 comandantes paramilitares extraditados a este país, usados por empresas, por la fuerza pública, por mandatarios para asesinar, torturar, desaparecer, desplazar y apoderarse de las tierras de los campesinos”, apuntó.

El gobierno estadounidense debe comprender que se trata de terroristas, “no solo vinculados con el tráfico de drogas sino con crímenes de lesa humanidad”, aseveró Rueda, quien indicó que “estamos seguros que el presidente Obama va a abrir esa posibilidad”.

Barrios, por su parte, señaló que los aparatos de inteligencia colombianos buscaron “interferir y sabotear” las actividades legítimas de los defensores de derechos humanos por el hecho de que el gobierno los ve como “enemigos de la seguridad nacional”.

Mientras que el periodista Morris se refirió a un informe de la fiscalía colombiana que menciona al grupo “G3”, que realizaba labores de inteligencia contra personas y organismos de “tendencia opositora” para “neutralizar” sus actividades.

El grupo fue creado en 2004 por el entonces director del Departamento Administrativo de Seguridad de Colombia (DAS), Jorge Noguera Cotes, actualmente detenido por presuntos vínculos con paramilitares.

De acuerdo con Barrios, ese espionaje se realizaba también contra organizaciones humanitarias internacionales como la estadounidense WOLA.

Los activistas sostuvieron que el gobierno colombiano, en lugar de espiar a organismos de derechos humanos, debe enfocarse más bien en los lazos de grupos criminales vinculados con el terrorismo, el narcotráfico y el lavado de dinero.

Subrayaron que los sindicalistas y campesinos también están sometidos a esa persecución y son víctimas de los llamados “falsos positivos” o “crímenes a sangre fría”.

Durante su estadía en Washington, la delegación colombiana tiene previsto reunirse con funcionarios del Departamento de Estado, congresistas y organizaciones no gubernamentales.

Crimen de colombiano Galán podría quedar impune

Bogotá.- La Fiscalía de Colombia admitió que el crimen del candidato presidencial Luis Carlos Galán, que fue ordenado por el narcotráfico en 1989, podría quedar en la impunidad porque la investigación está por prescribir.

El vicefiscal general de Colombia, Guillermo Mendoza, dijo a la radioemisora Caracol que se perdió mucho tiempo en el análisis de evidencias, lo que desvió la investigación sobre la autoría y móviles del magnicidio.

“Es una notic

You must be logged in to post a comment Login