Reabren caso de hondureña para evitar su deportación

Por Angélica Peña

Nueva York.- La hondureña Paola María Leiva, con una orden de deportación, logró que autoridades migratorias le quitaran un dispositivo electrónico que portaba en un tobillo para evitar que escapara, así como reabrir su caso para su legalización.

Leiva, madre de dos niños hondureños y dos estadounidenses, narró que el 22 de enero pasado agentes de inmigración irrumpieron en su casa para hacer efectiva una orden de deportación emitida en 2004, cuando ingresó por la frontera y fue detenida por las autoridades.

La hondureña dijo que fue un episodio muy difícil para sus hijos, quienes presenciaron la redada, “ellos gritaban, lloraban y se pusieron muy nerviosos”, recordó.

Leiva, quien cuando ingreso a territorio estadounidense estaba embarazada, fue ‘fichada’ por las autoridades junto a su pequeño hijo, en aquella época, de tres años, quien también enfrenta una orden de deportación.

La inmigrante tuvo que presentarse ante las oficinas de inmigración en febrero pasado donde le dieron un plazo de un mes para comprar los boletos de avión de ella y de su hijo para abandonar el país.

Sin embargo, debido a que su hija Jossany, de cinco años, tenía programada una cirugía en el mismo mes, le postergaron la deportación.

Después de seis meses de tener el grillete, y ocasionarle daño físico en el tobillo, éste le fue quitado, tras ser invitada al programa de televisión El Show de Cristina, que se transmite desde Miami, y que será emitido en Estados Unidos el próximo lunes.

“Al otro día, cuando me presenté para que me colocaran de nuevo el grillete me dijeron que no me lo iban a colocar, pero que debía presentarme con mi abogado en agosto en Inmigración”, señaló Leiva.

Leiva es madre de cuatro niños, Erick Ariel y Víctor Danilo de 14 y ocho años de manera respectiva, ambos de nacionalidad hondureña y sus dos hijos menores, Jossany y Dargelin Zuleica de cinco y tres años, nacidos en Estados Unidos.

Como acto simbólico para proteger a la señora Leiva de la deportación, Jossany adoptó a su madre a través del programa “Adopta a un Inmigrante” de la Coalición Latinoamericana Internacional, organización pro inmigrante y sin fines de lucro.

“Es positivo que los supervisores del caso hayan entendido que la inmigración no está criminalizada”, dijo el director ejecutivo de la Coalición Latinoamericana Internacional, Oswaldo Cabrera.

Josanny realizó este jueves la “adopción” de su madre con el propósito de enviar un mensaje al gobierno del presidente Barack Obama sobre la necesidad de aprobar una legalización de inmigrantes que eviten la separación de las familias.

“Es muy duro que mis hijos y la gente me vea con ese grillete, mis hijos me preguntan por qué lo tengo, que la policía le pone eso a la gente peligros y mala, es difícil”, indicó Leiva.

Cabrera, explicó que la adopción simbólica es un acto humanitario, que protege al inmigrante y reclama una reforma migratoria justa que otorgue una mejor calidad de vida y el respeto a sus derechos civiles.

Ahora la familia Castro Leiva busca la ayuda de algún abogado de inmigración para que pelee el caso y obtenga la legalización de Paola María y su hijo, y que les permita permanecer como residentes legales en este país.

El 26 de agosto próximo Leiva debe presentarse ante los funcionarios de inmigración.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login