Comunidad internacional quema los últimos cartuchos en crisis de Honduras

SAN JOSÉ (AFP) – La OEA decidirá este miércoles si envía una misión integrada por cancilleres a Honduras para tratar de convencer al presidente del gobierno de facto, Roberto Micheletti, de que acepte el plan del mediador, el mandatario costarricense Oscar Arias para solucionar la crisis.

“El miércoles se discutirá” en el Consejo de la Organización de Estados Americanos (OEA) el envío de dicha misión, anunció el secretario general del organismo, José Miguel Insulza, al término de una reunión este lunes con Arias y la vicepresidenta del gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, en San José para discutir los próximos pasos de la mediación.

En dicha reunión también participó el secretario general para Iberoamérica, Enrique Iglesias, quien por el momento no irá a Honduras, como había pedido Micheletti para mediar en el conflicto generado por el golpe de Estado del 28 de junio, que depuso al presidente Manuel Zelaya.

La misión de la OEA sería “acercar las posiciones de los dos bandos para ver si se puede cumplir el Acuerdo de San José en su totalidad”, explicó en rueda de prensa Arias, autor de dicho plan.El plan contempla la restitución de Zelaya en el poder, la creación de un gobierno de unidad nacional, una amnistía para los delitos políticos inherentes al golpe de Estado y el adelanto en un mes de las elecciones generales previstas para el 29 de noviembre.

El gobierno de Micheletti volvió a echar un jarro de agua fría este lunes a las expectativas de la comunidad internacional al reiterar que el presidente depuesto “nunca podrá volver a asumir la presidencia” de Honduras.

En un comunicado, el gobierno de facto también aseguró que mientras Zelaya “continúe amenazando con organizar guerrillas desde campamentos en Nicaragua”, no se podrá reanudar el diálogo.

Este lunes está previsto que la comisión del Congreso hondureño creada para estudiar la propuesta de Arias, que cuenta con el apoyo unánime de la comunidad internacional, emita su opinión.

Arias pidió a Micheletti que “por lo menos deje la puerta abierta para continuar buscando cómo acercar las posiciones” en torno a su plan, al que consideró “equilibrado” y “balanceado” puesto que “recoge recomendaciones y preocupacioens de ambas delegaciones”.

Ante la pregunta de si existe una alternativa en caso de que las nuevas autoridades de Honduras rechacen su propuesta, Arias dijo que “no hay plan B”.

Eso es lo que está sobre la mesa; puede que no sea lo mejor, pero de todas formas siempre se puede mejorar, perfeccionar, modificar”, dijo Arias, quien adelantó que “la presión internacional va a ir aumentando si no se acerca el gobierno de facto a aceptarlo finalmente”.

“Tenemos que poner todos los esfuerzos para que se acepte este acuerdo”, dijo por su parte Fernández de la Vega, quien dio el respaldo de España y de la UE a la mediación de Arias, cuyo plan, dijo, es “razonable”.

La crisis de Honduras ha sido uno de los temas estrella de la agenda de la vicepresidenta española en su visita oficial a Costa Rica, la primera de una gira que la llevará también por Brasil, Paraguay y Colombia.

Fernández de la Vega anunció también que a partir de mediados de septiembre se reanudará la negociación del Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea, sin Honduras, si antes no se ha solucionado la crisis, para que pueda firmarse en el primer semestre del 2010 durante la presidencia española de la UE.

Zelaya se preparaba para reunirse este martes en México con el presidente Felipe Calderón.

Mientras tanto, Insulza advirtió que aunque la OEA ha venido trabajando en la preparación de las elecciones generales hondureñas, previstas para el 29 de noviembre, tiene que ser el Consejo de la Asamblea General de la OEA el que determine si se envían observadores a los comicios.

“Queremos ayudar pero lo que hace posible eso es arreglar el problema de fondo que se ha creado ahora”, concluyó Insulza.

You must be logged in to post a comment Login