Desarrolla Siemens turbina de gas para producir energía limpia

Berlín.- Ante el reto que supone la escasez de materias primas fósiles, la firma alemana Siemens desarrolló una turbina de gas que suministra más electricidad con una considerable reducción en las emisiones de dióxido de carbono.

Las empresas internacionales que construyen centrales eléctricas trabajan en el desarrollo de tecnologías de producción energética más eficientes y componentes con mayor rendimiento, como por ejemplo, en turbinas.

Siemens instaló recientemente en la central eléctrica del consorcio alemán productor de energía, Eon, en Irsching (Baviera), la turbina de gas de aire frío más eficiente del mundo, capaz de producir tanta energía que podría abastecer por sí sola a la población de Hamburgo.

La turbina de gas de 13 metros de largo, cinco de alto, de 444 toneladas de peso y que produce 340 megavatios, es la primera prueba que se realiza con esa nueva tecnología.

Junto con una turbina de gas secundaria y funcionando a pleno potencial, registró un récord en el grado de eficiencia energética, es decir, la cantidad de energía producida que realmente puede transformarse en electricidad, con un 60 por ciento.

La turbina superó así en dos puntos porcentuales el récord mundial que ostentaba hasta ahora la central de gas de Maguncia-Wiesbaden.

La central de Irsching emite 40 mil toneladas menos de gases que provocan efecto invernadero que la de Maguncia-Wiesbaden, porque necesita quemar considerablemente menos combustible.

La turbina gigante fue desarrollada por ingenieros de Siemens y construida en la fábrica de turbinas de gas de la firma en Berlín.

Su transporte obligó incluso la renovación de un puente, algo que no se dudó en hacer porque se sabía que merecería la pena probarla.

Una turbina de gas funciona en principio como el motor de un jet: en una cámara de combustión se produce una radiación de gas caliente con ayuda de un condensador o compresor que después, mediante ruedas de pala gigante, mueven las turbinas con cuyo movimiento se produce energía.

Ello requiere una gran resistencia de los materiales, para que la turbina pueda desplegar toda su fuerza y eficiencia.

“Producimos en las fronteras de lo posible”, afirmó a medios alemanes Klaus Voges, jefe de Siemens para la producción de energía.

Las palas de la turbina se fabricaron en forma de elegantes piezas de metal y ya a primera vista se nota que se trata de un producto de alta tecnología, indicó.

Además una cubierta de la superficie permite a la turbina soportar temperaturas más altas, lo que incrementa de nuevo su eficiencia.

Las altas temperaturas, la gran fuerza centrífuga y la alta presión suponen un reto más para el material a utilizar.

Las palas de la turbina se hicieron con una aleación especial de níquel crecida mediante un proceso especial de enfriamiento, como un cristal, y especialmente resistente a rupturas.

Para Christian Stolzenberger, de la asociación europea de producción de energía VGB Powertech, las turbinas de Siemens son en la actualidad las mejores en el mundo en cuanto a eficiencia y respeto al medio ambiente.

En el mercado de producción energética, la firma se sitúa en segundo lugar, tras la estadounidense General Electric, mientras en tercer lugar se encuentra Alstrom, de Francia.

Superada la fase de prueba en la central alemana, la turbina será desmontada para volver a analizar los componentes.

En caso de que no haya daños y todos se encuentren en buenas condiciones tras el funcionamiento, volverá a montarse para producir energía definitivamente a partir de 2011.

Entonces, los ingenieros de Siemens construirán una turbina a vapor al final del generador, pues los gases emitidos por la turbina de gas, de 600 grados, pueden aún producir vapor capaz de generar energía térmica.

La combinación de turbina de gas y de vapor podría elevar aún más el 60 por ciento de grado de eficiencia de la máquina y con ello, volver a registrar un récord mundial, esperan los técnicos.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login