Sotomayor se enfila a ganar batalla a poderoso adversario

Cuando la votación en el Senado sobre su confirmación como magistrada de la Suprema Corte de Estados Unidos está en cuenta regresiva, la jueza Sonia Sotomayor parece haberse anotado una importante victoria sobre un poderoso adversario.

Sotomayor se enfila a ser confirmada como magistrada asociada del máximo tribunal de justicia del país con el apoyo mayoritario de los demócratas que controlan la cámara alta y seis republicanos.

Aunque la súper mayoría de los demócratas parecería ser garantía de la confirmación de la primer hispana al máximo órgano judicial, el respaldo republicano conllevara un fuerte mensaje político: el bipartidismo.

El mensaje resonará con más fuerza debido a que entre ese grupo se incluye el senador por Tennessee, Lamar Alexander, el tercero en la jerarquía republicana en el Senado y un firme conservador.

El jueves pasado, Alexander dijo en el pleno del Senado que pese a sus diferencias con Sotomayor, su decisión de respaldar su nominación obedece a “que ella está bien calificada por experiencia, temperamento e intelecto”.

Alexander, ex aspirante a la nominación presidencial se sumó así a los senadores Susan Collins y Olympia Snow, de Maine; Richard Lugar, de Indiana; Mel Martínez, de Florida, y Lyndsey Graham, de Carolina del Sur.

Graham fue el primero en romper filas con sus colegas cuando la semana pasada decidió votar por la confirmación en el Comité Judicial del Senado.

Sin embargo, el respaldo de Alexander resulta significativo no sólo por su lugar en el liderazgo republicano sino porque se dio pese a la amenaza de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), quizá la más poderosa e influyente agrupación de cabildeo político.

La asociación ha amenazado con pasarle la factura política a los senadores que apoyen la confirmación de Sotomayor, en su evaluación anual sobre el desempeño legislativo.

La NRA ha indicado que su oposición a Sotomator deriva de lo que considera su hostil filosofía judicial sobre la segunda enmienda constitucional que consagra el derecho a poseer armas de fuego.

Aquellos que digan no a Sotomayor recibirán una calificación de “A” en esta evaluación, en tanto que quienes la apoyen serán objetos de campañas negativas financiadas con sus vastas arcas.

Ir contra los deseos de la NRA ha sido motivo de preocupación para los legisladores de estados o distritos conservadores, donde el tema del derecho a tener armas de fuego pesa demasiado.

Ello pareció quedar evidenciado días atrás cuando el senador demócrata por Montana, Max Baucus, dio signos tempranos de indecisión sobre su voto poco después del anuncio de la NRA.

Sin emabrgo, el viernes pasado, Baucus puso fin a las especulaciones y anunció su apoyo a Sotomayor al indicar que la jueza cumple con sus criterios sobre el perfil de un nominado a la Suprema Corte.

Ambos anuncios parecen anticipar la derrota de la NRA y convertirse en una importante victoria para Sotomayor fuera de las salas legislativas.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login