Celebran salvadoreños las fiestas religiosas con cautela

Por Arely Muñoz

San Salvador.- Los salvadoreños celebran los festejos capitalinos en honor al Divino Salvador del Mundo protegidos con mascarillas para evitar la influenza y en condiciones de austeridad por la recesión económica que afecta al país.

La celebración de la fiesta religiosa más importante en El Salvador en su quinto día ha sido modesta y sin mayor entusiasmo como en ediciones anteriores cuando los salvadoreños salían al campo ferial con mayor tranquilidad a disfrutar del largo feriado.

El virus A/H1N1 y la falta del poder adquisitivo sin duda han sido factores que han opacado los festejos que oficialmente se terminan el viernes, pero que este año se alargarán hasta el fin de semana.

Con la paralización del sistema educativo a nivel nacional desde la última semana de julio y hasta el 9 de agosto, las autoridades de Salud prevén evitar el contagio masivo de la influenza, que ha ocasionado 12 muertos, según los datos más recientes.

De igual manera, los datos indican que los casos confirmados se elevaron a 604 y se reportan 93 sospechosos y 181 personas bajo vigilancia. En esta ciudad se han instalado hospitales móviles para atender infecciones respiratorias o casos sospechosos de influenza, en tanto, en el campo ferial brigadas sanitarias garantizan la correcta manipulación de los alimentos.

Como parte de las medidas exigidas por las autoridades de Salud, los organizadores reparten gel de alcohol a los visitantes a la feria y a la Catedral Metropolitana, donde llegan a dar gracias al Divino Salvador.

Los llamados de prevención se han intensificado este miércoles cuando ocurre la mayor procesión que realiza la Iglesia católica en honor al Divino Salvador y donde es tradición que miles de fieles salgan a las calles a demostrar su religiosidad. A raíz de la crisis, los visitantes compran menos artículos y comidas, quizá atendiendo los varios llamados de austeridad.

El presidente de la gubernamental Defensoría del Consumidor (DC), Armando Flores, recomendó a la población cuidar sus gastos.

Por su parte, los comerciantes esperan que a partir de este miércoles tengan un mejor comportamiento en las ventas, ya que es cuando los trabajadores de la empresa privada salen de vacaciones para disfrutar de los días más fuertes del festejo.

Participan miles de salvadoreños en acto central de fiesta religiosa

San Salvador.- Miles de salvadoreños participaron en la procesión de la denominada “bajada” del Divino Salvador del Mundo, actividad central de las festividades religiosas más importantes de este país centroamericano.

Pese al brote de influenza humana en El Salvador, la población se volcó a la peregrinación que salió desde la Basílica del Sagrado Corazón hasta a la Plaza Cívica frente a Catedral Metropolitana, donde el arzobispo capitalino José Luis Alas, presidió los actos.

La procesión, encabezada por los miembros de la Conferencia Episcopal, concentró a miles de fieles católicos.

La figura del Salvador del Mundo, con su vestimenta roja iba en una vistosa carroza adornada con miles de flores y cargada por 45 personas.

La imagen de Jesús fue acompañada por la imagen de la Señora de Los Pobres, patrona de la ciudad de Zacatecoluca, departamento de La Paz, a unos 40 kilómetros de la capital.

El punto central de la ceremonia fue la llamada transfiguración, que consiste en el cambio de la vestimenta roja del Divino Salvador por una color blanco.

Ese momento arrancó nutridos aplausos de la multitud, que sin importar el calor sofocante se volcó con fervor para apreciar la transfiguración que para los creyentes implica un cambio en las personas.

El mensaje espiritual de la Iglesia católica en esta fiesta estuvo concentrada en pedir por un cese a la violencia en El Salvador, donde solo tenga cabida la paz, la alegría y el vivir como hermanos.

Algunas personas que visitaban el campo de feria se trasladaron hacia Catedral para acompañar la procesión de la esperada bajada,

You must be logged in to post a comment Login