Famoso ladrón británico Ronnie Biggs va a recuperar pronto la libertad

LONDRES (AFP) – El ladrón británico Ronnie Biggs, encarcelado por su participación en el audaz ataque al tren postal Glasgow-Londres en 1963, recuperará pronto la libertad debido a su delicado estado de salud.

El ministro británico de Justicia, Jack Straw, anunció este jueves que autorizó la liberación de Biggs por razones médicas.

“Las pruebas médicas muestran claramente que el señor Biggs está muy enfermo y que su estado se ha deteriorado recientemente, hasta culminar con su readmisión en el hospital”, declaró Straw en un comunicado difundido por su ministerio en el que precisa que el reo fue informado de su decisión pero no de la fecha en la que será efectiva.

Según la cadena de televisión Sky News, Biggs podría recuperar formalmente la libertad el viernes.

El famoso ladrón, que cumple 80 años el sábado, día del 46o aniversario del también llamado “robo del siglo” XX, está ingresado por una neumonía grave desde la semana pasada en un hospital de Norwich (este de Inglaterra), bajo la custodia de tres guardias penitenciarios.

“Se va quedar en el hospital. Está grave, críticamente enfermo, y esa es la razón por la que el señor Straw lo ha liberado y le damos las gracias por esta decisión”, explicó su abogado, Giovanni Di Stefano, precisando que si llegara a salir sería trasladado a una residencia de ancianos.

Su hijo Michael también había dicho el día de la hospitalización que su padre, que anteriormente había sufrido varios ataques que le impiden expresarse y le obligan a alimentarse por una sonda, estaba “muy mal”, mientras hacía un llamamiento a las autoridades para su liberación.

El mes pasado, Jack Straw rechazó una primera solicitud de liberación condicional alegando que Biggs, que vivió refugiado durante 30 años en Brasil antes de entregarse, arruinado y enfermo, a las autoridades británicas en 2001, no se había “arrepentido totalmente” de sus crímenes.

Ronald ‘Ronnie’ Bigs era miembro de la banda de unos 15 hombres que, en la madrugada del 8 de agosto de 1963, gracias a filtraciones internas, logró detener un tren cargado de dinero trucando la señalización de las vías.

Tras herir a un empleado, los ladrones se apoderaron de 120 bolsas de billetes de banco usados y se repartieron un botín de 2,6 millones de libras, una suma considerada estratosférica para aquella época.

Detenido y condenado a 30 años tras las rejas, Biggs se fugó de la cárcel en 1965 y tras un periplo de varios meses por varios continentes, aterrizó en Brasil, país que no tenía tratado de extradición con Gran Bretaña.

Y a juzgar por su autobiografía, “The Odd Man Out”, escrita en Rio de Janeiro y publicada en 1994, sus declaraciones y las fotos en las que aparecía a menudo acompañado de bellas mujeres disfrutó mucho de su época en Rio de Janeiro, aunque también vivió varios sobresaltos.

Tras 36 años prófugo, arruinado y con problemas de salud, en 2001 solicitó voluntariamente regresar a su Inglaterra natal, donde hasta ahora permaneció encarcelado.

You must be logged in to post a comment Login