Cautela ante propuesta de reformar centros de detención en EU

San Diego.- Grupos que defienden los derechos de los inmigrantes expresaron cautela ante la iniciativa del presidente Barack Obama para reformar el desempeño de los centros de detención, donde los inmigrantes son tratados básicamente como criminales.

Dirigentes de algunas organizaciones coincidieron que solamente el desarrollo de ese plan de reforma, que puede tomar unos cinco años, permitirá apreciar si en realidad habrán cambios.

El director legal de la Unión de Libertades Civiles Estadounidenses, David Blair Loyd, que presentó demandas al gobierno estadounidense por maltrato y negligencia en los centros de detenciones, señaló que prefiere tomar la iniciativa “con optimismo reservado”.

La posición es tan reservada que sólo proporcionó escasos comentarios. “No queremos retórica, queremos primero ver un verdadero cambio” en los centros, dijo.

De manera similar, una abogada del Centro Nacional de Leyes de Migración, Karen Tumplin, dijo que su organización aprecia la intención del presidente, pero prefiere ver primero resultados.

“Nos motiva que la administración revise a fondo lo que ha sido hasta ahora un aspecto oscuro en el sistema legal de migración, pero sólo el tiempo dirá si las reformas anunciada se traducen en cambios perdurables”, añadió.

El dirigente del grupo samaritano Angeles de la Frontera, Enrique Morones, opinó a su vez que aun los pequeños cambios para mejorar el trato a los detenidos cuenta.

Pero prefiere, dijo, no distraer el tema de la reforma a las leyes de migración con una propuesta de un único aspecto del sistema legal de migración y a largo plazo.

Dijo que tendría mayor sentido un mejor trato para millones de personas con una reforma que incluya cambios en los centros de detenciones, suspensión de redadas y regularización de trabajadores que contribuyan a mejorar la economía del país.

Celebra grupo proinmigrante cambios en política de detención

Chicago.- La Coalición de Illinois por los Derechos de Inmigrantes y Refugiados (ICIRR) recibió con satisfacción las modificaciones anunciadas el jueves en la política de detención de indocumentados, pero advirtió que hacen falta más cambios.

En una declaración pública, la ICIRR indicó que el problema central de inmigración sigue sin resolverse pese a las nuevas medidas, que incluyen dejar de enviar familias de indocumentados al centro de detención T. Don Hutton, en Taylor, Texas.

El centro Hutton ha sido blanco de críticas de grupos civiles por las condiciones en que son retenidas las familias, e incluso fue motivo de una demanda legal por parte de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU).

Las medidas anunciadas la víspera también incluyen establecer una oficina de política y planeación de detenciones, y contratar un médico para revisar quejas sobre la atención en instalaciones de detención.

“Lo que esta nación necesita realmente es una solución viable para nuestro disfuncional sistema de inmigración, que permita a los inmigrantes que trabajan duro, en palabras del presidente Barack Obama, cumplir con la ley y acabar con el riesgo de detención y deportación”, expuso la ICIRR.

La coalición advirtió que la Oficina de Inmigración y Aduanas aún carece de los parámetros requeridos para hacerse responsable de sus propias faltas, proporcionar asistencia médica y garantizar condiciones humanas para los detenidos.

Destacó que el Departamento de Seguridad Interna recientemente rechazó publicar las regulaciones obligatorias para las instalaciones de detención.

Sostuvo asimismo que iniciativas como la Strong Standards Act (Acta de Parámetros Estrictos), presentada la semana pasada en el Congreso, son necesarias para asegurar que los detenidos sean tratados con dignidad y respeto.

“Incluso con tales medidas, el problema fundamental de la inmigración sigue sin resolverse. De hecho, el director de la Oficina de Inmigración y Aduanas, John Morton, indicó al New York Times que esa agencia se propone continuar con las detenciones a

You must be logged in to post a comment Login