Urgen a Obama a ampliar cooperación antidrogas con México

Dallas.- La Cumbre de Líderes de Norteamérica se realizará en la ciudad mexicana de Guadalajara bajo la nueva premisa de que las naciones participantes tienen una responsabilidad compartida en materia de combate al narcotráfico, dijeron expertos.

Afirmaron que bajo el gobierno del presidente Barack Obama, Estados Unidos ha reconocido por primera vez que tiene una corresponsabilidad con México en la lucha que el país latinoamericano ha emprendido contra los cárteles de la droga. “El lenguaje ha cambiado”, dijo a Notimex Howard Campbell, sociólogo de la Universidad de Texas en El Paso y especialista en los efectos del tráfico de drogas en la frontera entre Estados Unidos y México.

“Obama mantiene una retórica abierta, de cambio de reglas”, dijo Campbell, y expresó su deseo de que el mandatario estadounidense concrete su discurso con políticas y acciones que den un giro a la relación con México en materia de combate al narcotráfico. Campbell apuntó que “Estados Unidos debe cuidar su propia casa”, reduciendo el consumo de estupefacientes y luchando contra los cárteles dentro del país.

También debe reforzar su combate al contrabando de armas hacia México y aumentar sus controles y vigilancia para frenar el flujo y lavado de dinero, abundó. En el espíritu de responsabilidad compartida, el presidente estadounidense debe apoyar en forma decidida la lucha contra los cárteles emprendida por el presidente de México, Felipe Calderón, indicaron a su vez los especialistas James M. Roberts y Ray Walsher, de la Heritage Foundation en Washington.

En un análisis elaborado esta semana previo a la cumbre que se efectuará en Guadalajara los días 9 y 10 de agosto, Roberts y Walsher recomendaron a Obama usar la Iniciativa Mérida de cooperación en seguridad como una plataforma para ampliar la colaboración antidrogas. Los especialistas sugirieron incrementar los recursos dedicados a dicha iniciativa a fin de demostrar un consistente apoyo en el combate a las drogas. La Iniciativa Mérida es un indicador crítico del apoyo de Estados Unidos a México en la lucha contra los cárteles, acotaron.

Roberts y Walsher, al igual que Campbell, afirmaron que Obama debe comprometerse a lanzar un esfuerzo presidencial para reducir la demanda de drogas en Estados Unidos. “Obama necesita declarar su oposición personal al consumo y abuso de drogas al hablar directamente sobre el daño que hacen no sólo por su tráfico sino también por el consumo de sustancias ilegales, incluyendo la mariguana”, indicaron.

De acuerdo con los especialistas, “esto reforzaría en forma importante la efectividad del mensaje de reducción de demanda en el interior y exterior (de Estados Unidos) y aportaría la claridad necesaria de la posición presidencial en este asunto”. Durante los primeros siete meses del gobierno de Obama, México y Estados Unidos han intensificado su cooperación con el fin de reducir la violencia generada por el narcotráfico.

Dichos esfuerzos han permitido que algunos de los temas recomendados por los especialistas estén siendo ya atendidos. Los dos países han ampliado sus mecanismos para compartir información a fin de desmantelar las bandas delictivas y cooperar en el procesamiento de sus integrantes. Estados Unidos ha ofrecido también reforzar sus programas de asistencia judicial a México y ha establecido operativos especiales para detectar el contrabando de armas y dinero hacia el país latinoamericano.

Obama se ha reunido dos veces con el presidente mexicano Felipe Calderón, se han registrado cuando menos ocho viajes de congresistas estadounidenses a México y se ha realizado una docena de audiencias enfocadas hacia asuntos de ese país.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login