Reforma secundaria

Por Nuria Barbosa León

David, Raymon, Dayana, Patricia, Yanet,  Rafael, Oscar, Rancés, Daniela, Karla son estudiantes de la secundaria básica urbana, Humbolth 7, ubicada en el municipio capitalino Centro Habana, ellos cursan el séptimo grado y son testigos de las reformas realizadas al sistema educacional cubano en el año 2000.

Cuando comenzaron en el primer grado, ocuparon aulas donde la matrícula no excedía a 20 alumnos por aulas, y se impulsó el programa docente educativo con el auxilio de las tele clases por lo que se dispuso en cada local de un vídeo con televisor, además de un laboratorio de computación por escuela.

En la secundaria básica integraron grupos de 15 alumnos por cada profesor general integral que se encarga no sólo de impartir el currículo de asignaturas del programa docente sino que da seguimiento al educando a través de la familia y el vínculo con el barrio donde habita. Lo trascendente de esta experiencia es que se aplica en toda la isla y es motivo para perfeccionarla por parte de las autoridades educacionales.

En el curso escolar 2009-2010, los estudiantes de secundaria experimentarán cambios en el programa de enseñanza y ellos serán protagonistas pero no se le alterará su ritmo de vida desarrollado hasta el momento. Esas reformas obedecen a investigaciones científicas realizadas, a opiniones vertidas por padres y a resultados de encuestas formuladas a los propios estudiantes

Roberto Bosch, Director de Secundaria Básica, del Ministerio de Educación Cubano se refirió en la emisora Radio Progreso, a cuatro aspectos que serán objetos de cambios: 1. Trabajo con la lengua materna; 2. Estudio de la historia de Cuba; 3. Perfeccionamiento del sistema de evaluación; y 4. Preparación académica del profesor general integral.

Para el trabajo con la lengua materna se hará énfasis en corregir los errores ortográficos, de redacción y el mejor uso de la caligrafía. Esto a su vez será seguido en la evaluación porque se impondrá normas de descuento por cada error en todas las asignaturas del plan de estudio.

La historia de Cuba será impartida en los grados 7mo y 8vo y se intensificará en el estudio de la localidad y el municipio. Con ello se quiere fortalecer los valores del patriotismo, la valentía, la pertenencia, la solidaridad y otros más que se pierden por la influencia de grupos y líderes espontáneos negativos. En las clases de la asignatura predominará el debate político y la respuesta a interrogantes propias de la edad.

En cuanto a la evaluación se retoma la prueba parcial y final abolida en el año 2000 con la introducción del control diario por cada clase impartida. Seguirá existiendo la pregunta oral y escrita evaluativa, y los trabajos prácticos, pero se le incrementa las pruebas parciales y finales con opción de revalorización.  

La preparación del claustro de profesores siempre ha sido una prioridad, ya que muchos son estudiantes de pedagogía vinculados desde el segundo año a la escuela. A su vez son jóvenes que no rebasan la edad de 20 años y tienen los mismos intereses que sus alumnos. Por tanto se establece una jornada de 8 horas metodológicas junto a su tutor y la asistencia de tres veces por semana a la filial universitaria.

El objetivo de estos cambios en secundaria es graduar a un educando con mejores conocimientos, capaz de analizar y reflexionar sobre su entorno,  y si no se llega a la perfección se continuará en la búsqueda científica para crear el ser social que el socialismo necesita.

En Cuba no se ha logrado la perfección en el sistema de enseñanza pero se trabaja en la búsqueda constante de encontrar la quimera.

Reformas es igual a cambio y  Revolución es: sentido del momento histórico y cambiar todo lo que pueda ser cambiado.

Nuria Barbosa León
Periodista de Radio Progreso y Radio Habana Cuba

You must be logged in to post a comment Login