Compromiso de Barack Obama con la reforma migratoria sigue en pie

Pero el Congreso y la Secretaria Napolitano tienen que evidenciar liderazgo para cumplir con la meta de aprobar esa reforma a principios del 2010

El presidente Barack Obama reiteró su compromiso de avanzar la reforma migratoria comenzando este año. Sus declaraciones durante la Cumbre de Líderes de América del Norte en Guadalajara, México, apuntan a la necesidad apremiante de que el Congreso comience el debate legislativo y de que la Secretaria de Seguridad Interna (DHS), Janet Napolitano, se enfrasque agresivamente en su papel de enlace entre la Casa Blanca y el Congreso para encaminar esa reforma.

Obama indicó que espera que este año haya algún tipo de legislación de reforma migratoria que sería debatida a principios del 2010. “Confío en que pueda lograrse”, aseguró Obama.

Frank Sharry, fundador y director ejecutivo de America’s Voice, declaró que “aunque algunos interpretan las declaraciones de Obama como un revés para la reforma migratoria, nosotros las vemos como su compromiso de promulgar esa reforma en los próximos meses. De hecho, se trata de su declaración más específica sobre cuándo el proyecto estará listo y cuándo se iniciará el debate en los plenos camerales”.

Sharry advirtió, no obstante, que “las pasadas experiencias demuestran que los retrasos tienen el potencial de desviar las mejores intenciones”. “El presidente Bush esperó demasiado para hacer de la reforma migratoria integral una prioridad legislativa, y el costo para la causa fue enorme. Si el objetivo es promulgar la legislación sobre reforma migratoria a principios de 2010, Napolitano, tiene que redoblar esfuerzos para que esa legislación se concrente este otoño, y los comités Judiciales del Senado y la Cámara Baja deben comenzar a considerar propuestas legislativas antes de que finalice este año”, dijo Sharry. “Esto honrará el compromiso que formuló el presidente de avanzar la reforma este año y hará más posible que los debates en los plenos camerales se lleven a cabo a principios del 2010”, añadió.

“Los estadounidenses quieren líderes que de una vez y por todas reformen nuestro maltrecho sistema migratorio. Quieren que se frene la inmigración indocumentada, que los inmigrantes que ya están aquí se legalicen, un proceso justo que promueva que los inmigrantes obtengan la ciudadanía, y un sistema justo donde todos paguen lo que les corresponde”, concluyó Sharry.

Fuente: http://www.americasvoiceonline.org

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login