Cumple Fidel Castro 83 años con amplio poder mediático

Por Francisco Ramírez.

La Habana.- Fidel Castro tenía 26 años cuando asaltó el cuartel Moncada, en Santiago de Cuba; 32 al entrar en La Habana tras la huida del dictador Fulgencio Batista y 36 cuando en torno a Cuba pudo estallar la tercera y última guerra mundial.

El ex presidente cubano cumplirá mañana jueves 83 años de edad, apartado del gobierno que ejerció durante 47 años y siete meses debido a un percance de salud que lo mantiene fuera de la vista pública desde hace tres años.

Sin embargo, el líder cubano se mantiene presente en la escena política a través de lo que en otros países se denomina “el cuarto poder”: los medios de comunicación, en el caso de Cuba todos bajo control del Estado.

Autoproclamado “soldado de las ideas”, y desde su secreto lugar de convalecencia, opina y marca pautas en las páginas de los diarios Granma y Juventud Rebelde, el website oficial cubadebate.cu y la radio y la televisión estatales con sus “Reflexiones del compañero Fidel”.

Castro ha negado que algunas de sus observaciOnes se opongan a la política que lleva a cabo su hermano Raúl, quien a su vez sostiene que él no fue designado para restaurar el capitalismo sino para perfeccionar el gobierno socialista de partido único.

Objeto de enconadas pasiones entre partidarios y enemigos, el octogenario líder revolucionario ha sido uno de los hombres menos predecibles que se recuerde en la turbulenta historia de este continente plagada de revoluciones y golpes de Estado.

Sus biógrafos sostienen que ha jugado un rol clave en la historia de Cuba y América Latina, que llevó a la pequeña nación insular del Caribe a ejercer una influencia desproporcionada con su dimensión geográfica, demográfica y económica.

Sus “mejores años”, según ha alegado en entrevistas concedidas, fueron los 25 meses que pasó combatiendo en la Sierra Maestra (1957-1959) al frente de una tropa guerrillera, a la que se consideraba incapaz de vencer a un régimen apoyado por Estados Unidos.

Asaltó al cuartel Moncada el 26 de julio de 1953 y, tras fracasar, guardar prisión y exiliarse en México, el 2 de diciembre de 1956 desembarcó en la isla con 81 hombres para librar la lucha guerrillera que lo llevó al poder el 1 de enero de 1959.

Hijo de un inmigrante gallego devenido terrateniente y de una humilde campesina cubana, nació el 13 de agosto de 1926 en Birán, provincia oriental de Holguín, estudió con jesuitas y se graduó de abogado en la Universidad de La Habana.

Castro sobrevivió a 10 sucesivos gobiernos de Estados Unidos y ahora, en medio de espaciadas críticas a Barack Obama, afirma que observa “cuidadosamente” los pasos que da el gobierno del décimo primer gobernante de ese país.

En los expedientes de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos aparece registrada, bajo el acápite “Exportación de la Revolución”, su asistencia a revolucionarios izquierdistas de América Latina para derrocar a lo que llamó “gobiernos oligárquicos”.

Pero con el paso de los años, el legendario comandante de la Sierra Maestra aceptó que los resquicios de la democracia pueden catapultar a la izquierda al poder a través de las urnas para desafiar los intereses de su sempiterno enemigo: Estados Unidos.

Y así parecen demostrarlo los regímenes de Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador, los más cercanos aliados de La Habana en la región, beneficiarios de su asistencia en salud y educación y acérrimos críticos de la política de Washington.

El momento más difícil bajo su mandato sobrevino con la caída del comunismo en la Unión Soviética y Europa del Este, sus principales aliados y puntales económicos, a principios de la década de los 90 del siglo pasado.

El colapso del llamado “socialismo real” dió paso a la más grave crisis económica en la historia de Cuba, de la cual no ha podido sobreponerse y que ahora se empata con la actual crisis global, con la que debe lidiar su hermano y sucesor, el presidente Raúl Castro.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login