Estados Unidos reconoce falta de información sobre acuerdo militar con Colombia

WASHINGTON (AFP) – El acuerdo para utilizar siete bases militares en suelo colombiano es la formalización de una alianza en vigor desde hace años, aseguró este jueves el gobierno estadounidense, aunque reconoció que hace falta transparencia para calmar la preocupación en la región.

“Creo que tenemos que explicarles mejor lo que estamos haciendo y hacerlo lo más transparente posible, porque las preocupaciones de cualquiera son válidas”, dijo vicejefe del Estado Mayor, general James Cartwright.

“El objetivo estratégico, de hecho, es poder suministrar a los colombianos lo que necesitan para continuar con sus esfuerzos contra las amenazas internas que tienen”, explicó el alto mando militar estadounidense.

“Es una relación bilateral con los colombianos”, añadió.

“Virtualmente todos los esfuerzos antinarcóticos que llevamos a cabo en América Latina son en alianza con otros países. No son acciones unilaterales, y esperamos continuar con ellas”, explicó igualmente el secretario de Defensa, Robert Gates.

“Suministramos ayuda ante la necesidad de reconocimiento, de hallar laboratorios y cosas así”, añadió Gates.

La alianza con Bogotá es la más estrecha que tiene Washington en la región, desde la aprobación en 1999 del Plan Colombia que implicó hasta la fecha un desembolso de decenas de miles de millones de dólares y de transferencia de material militar.

Pero el número de militares destacados en el país sudamericano es de sólo 600, además de centenares de contratistas privados, según precisó a la AFP Frank Mora, viceconsejero sobre América Latina del secretario Gates.

“Este acuerdo simplemente formaliza lo que ya casi existe en este momento”, explicó Mora en conversación telefónica.

“En Palanquero (base aérea) se van a invertir 46 millones de dólares para simplemente modernizar esa base. Fuera de eso no hay nada nuevo. Hay temas de impuestos que sí se van a formalizar, van a estar bien claros, que quizás antes no estaban”, añadió.

Pero la negociación, que podría cerrarse este fin de semana en Washington, trae “vientos de guerra”, criticó el venezolano Hugo Chávez.

“Pienso que ese comentario no es responsable, porque no sirve a la causa de paz en la región”, estimó Christopher McMullen subsecretario adjunto para asuntos latinoamericanos del Departamento de Estado.

Ante la creciente polémica, el presidente colombiano Alvaro Uribe emprendió una gira hace una semana por siete países de la región, pero la respuesta invariable de sus interlocutores era que hacían falta más explicaciones.

Estados Unidos intenta contribuir en el esfuerzo para desactivar un conflicto que vuelve a poner en dificultades los intentos de aproximación del presidente Barack Obama a los países de la región.

Sin embargo, el peso de las explicaciones lo deberá llevar Uribe ante sus pares de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), el próximo 28 de agosto en Buenos Aires.

You must be logged in to post a comment Login