Homenaje a magistrada Sonia Sotomayor en la Casa Blanca

El presidente Barack Obama rindió un homenaje a la primera magistrada hispana de la Corte Suprema de Estados Unidos, Sonia Sotomayor, en una concurrida ceremonia en la Casa Blanca.

“Este es un gran día para Estados Unidos. Se que todos aquí nos sentimos orgullosos y tenemos el honor de ser parte de esto”, dijo el mandatario estadounidense en una ceremonia a la que asistieron su esposa Michelle, así como la madre y el hermano de Sotomayor.

La votación del Senado para confirmar a Sotomayor “rompió otra barrera y afirmó nuestra creencia que en Estados Unidos las puertas de la oportunidad están abiertas para todos”, anotó.

Señaló que los orígenes humildes de Sotomayor hasta su llegada ahora al alto tribunal muestran que “la fe en el sueño americano todavía perdura, la fe en la justicia por igual bajo la ley no es sólo una inscripción en mármol, sino un ideal vivo de nuestra democracia”.

Sotomayor destacó a su vez que la Constitución, establecida hace más de dos siglos y con menos de cinco mil palabras, se ha mantenido en tiempos turbulentos, “incluyendo una guerra civil, dos guerras mundiales” y la “catástrofe” de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

“Es la fe de esta nación en una unión más perfecta que permite que una chica puertorriqueña del Bronx esté aquí ahora”, apuntó la juez sobre sus orígenes en un complejo de vivienda pública en Nueva York, donde fue criada por su madre Celina Sotomayor.

Indicó que el pasado fin de semana, cuando prestó juramento a su cargo, reiteró su promesa de juzgar sin tomar en cuenta la apariencia de una persona, su procedencia, ni tampoco si es rica o pobre.

“Ninguna palabra puede expresar adecuadamente cómo me siento. Ningún discurso captará totalmente mi felicidad en este momento”, dijo y agradeció a familiares, “comenzando por mi mamá y mi hermano”, así como amigos y colegas.

Agradeció a Obama por la “confianza” que le demostró al nominarla al importante cargo, así como a “esta gran nación”, porque la confirmación como magistrada del alto tribunal “nunca hubiera sido posible sin las oportunidades” que se le ofrecieron.

En la recepción para Sotomayor también participaron sus nuevos colegas, Ruth Bader Ginsburg y John Paul Stevens, funcionarios de la Casa Blanca, legisladores, abogados y representantes de organizaciones hispanas y de derechos civiles, entre otros.

El representante demócrata José Serrano, uno de los asistentes, dijo a periodistas poco antes de la ceremonia: “jamás podría creer que pudiera suceder que un presidente afroamericano nombre a una jueza hispana” a la Corte Suprema.

La abogada puertorriqueña Mari Carmen Aponte, amiga de la familia Sotomayor, sostuvo que la nueva magistrada de la Suprema Corte “cree que todo esto es un sueño hecho realidad, no solo para ella sino para todos nosotros”.

NOTIMEX

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login