Prevén libertad de libio sentenciado por ataque aéreo con 270 muertes

Londres.- Abdelbaset Ali al-Megrahi, un ciudadano libio condenado a 27 años de prisión por colocar una bomba que estalló en un avión en la ciudad de Lockerbie, sur de Escocia y mató a 270 personas, confía que saldrá libre la semana próxima.

Megrahi, quien sufre cáncer de próstata terminal, ha purgado su sentencia en la prisión de Greenock, la ciudad portuaria escocesa del mismo nombre, informó la cadena BBC.

Se cree que funcionarios británico y libios se reunieron esta semana para hablar del caso.

El libio usó un recurso de apelación contra su condena por la muerte de 270 personas, la mayoría estadounidenses, quienes viajaban en el vuelo 103 de Pan Am de Londres a Nueva York, que estalló sobre la ciudad de Lockerbie el 21 de diciembre de 1988.

Las investigaciones de las policías británica y estadounidense determinaron que los autores del atentado fueron los libios, Abdelbaset al-Megrahi y Al Amin Jalifa Fahima, pero Libia se negó a entregarlos, por lo que fue sancionada en 1992.

La situación obligó al líder libio, Muammar Gadafi, a entregar a los dos ciudadanos en abril de 1999 a Holanda, un país neutral donde fueron juzgados por un tribunal.

En 2001, Megrahi fue condenado por asesinato a 27 años de cárcel, en tanto que Jalifa fue exonerado. El gobierno libio ofreció una compensación de 10 millones de dólares a los familiares de cada víctima.

Las Naciones Unidas levantaron en septiembre de 2003 las sanciones contra Libia, un año después la Unión Europea puso fin al embargo de armas y Estados Unidos eliminó las restricciones para que sus ciudadanos viajaran a Trípoli.

El regreso de Megrahi a suelo libio la próxima semana a tiempo para la celebración del Ramadán estará influenciado por el consenso de todas las partes.

La noticia se dio a conocer después de que el secretario de Justicia escocés, Kenny MacAskill, visitó al prisionero en la cárcel, en medio de la especulación de que el condenado podría ser trasladado a Libia.

El país de Medio Oriente solicitó al gobierno británico la transferencia del reo en mayo pasado, menos de una semana después de que fue ratificado un tratado que permite la entrega de prisioneros entre ambas naciones.

Conforme al acuerdo, el país que mantenga a un preso en su poder, deberá dar su respuesta en un lapso de 90 días.

Las decisiones acerca de los prisioneros son responsabilidad del gobierno escocés, dando en efecto la palabra final el secretario MacAskill, quien dijo la semana pasada que omitiría el plazo de 90 días que expiró el 3 de agosto, porque esperaba más información.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login