Ex ministra de ambiente de Lula revoluciona sucesión presidencial en Brasil

BRASILIA (AFP) – La intención de la ex ministra de Medio Ambiente Marina Silva de lanzar su candidatura a la presidencia de Brasil ha revolucionado el escenario de la elección de 2010, que definirá quién sucede al izquierdista Luiz Inacio Lula da Silva.

Una reconocida ambientalista de 51 años que dejó hace uno el gobierno de Lula alegando falta de apoyo a sus proyectos ambientales, Marina Silva ha anunciado que estudia seriamente la oferta del Partido Verde. Para ser su candidata, deberá dejar el gobernante Partido de los Trabajadores (PT) de Lula.

El anuncio ha puesto a Brasil en un clima de pre-campaña ante una elección que definirá al sucesor de Lula, que está en el poder con niveles de popularidad históricos desde enero de 2003, pero que no puede ser candidato porque la ley brasileña prohíbe más de dos mandatos consecutivos.

El panorama para 2010 presenta dos pre-candidatos principales: la ministra jefe de Gabinete, Dilma Rousseff, una ex guerrillera y dama de hierro del gobierno, poco conocida en la opinión pública pero que es la candidata de Lula a sucederlo, y el gobernador de Sao Paulo, el socialdemócrata José Serra, que se espera encabezará la principal candidatura de oposición y que arranca con fuerza en las encuestas.

Los partidos no han oficializado esas candidaturas y negocian las alianzas.

En ese ambiente, la decisión del minúsculo Partido Verde de meter ruido tiene sentido: su candidato Fernando Gabeira casi ganó la disputadísima alcaldía de Rio de Janeiro en 2008, y Marina Silva, que despierta simpatía en la izquierda del PT, no es desconocida en la opinión pública.)

En un país que acoge el mayor bosque tropical del planeta, lidera la producción de etanol combustible de caña de azúcar y es clave en el debate sobre el cambio climático, la candidatura de Marina Silva “hará que la cuestión ambiental tenga mucha más relevancia”, declaró a la AFP el ministro de Medio Ambiente, Carlos Minc, que hace veinte años cambió el PV por el PT.

“Creo que ella aceptará” la oferta del PV, añadió.

Una encuesta divulgada la semana pasada por el diario O Estado señala que “en cuatro escenarios de enfrentamiento directo con Dilma Rousseff, Marina Silva pierde en uno, empata en otro y gana en dos”, lo que pone de relevancia, según el rotativo, “el tamaño del estrago” que puede hacer la ex ministra.

Pero una encuesta que el diario Folha publica este domingo entrega 37% de la intención de voto a Serra, 16% a Rousseff y 3% a Silva. En medio están la conocida izquierdista disidente del PT Heloisa Helena, con 12% y un ex ministro de Lula, Ciro Gomes, que ya fue presidenciable, con 15%.

Suban o bajen las todavía tempranas encuestas, y aparezcan o no candidatos como Marina Silva que puedan influir en los temas o las alianzas, difícilmente “en Brasil habrá espacio para la aparición de una tercera vía. Esta surge cuando el electorado está descontento con el gobierno y la oposición, pero tanto Lula como Serra tienen evaluaciones muy buenas”, dijo a la AFP Ricardo Guedes, director la firma encuestadora Sensus.

Aun así, Guedes reconoce que Rousseff todavía no ganó fuerza electoral.

Como tampoco puede considerarse garantizada “una transferencia automática del prestigio de Lula” a su candidata, según la consultoría política CAC.

El blog “Bastidores de la política” afirmó que los socialdemócratas estudiarían la posibilidad de que Marina Silva sea su candidata a vicepresidente.

Nacida en el estado de Acre (norte), en la Amazonía brasileña, Silva fue amiga y colega del mítico líder ambientalista y extractor de caucho Chico Mendes, asesinado en 1988. Desde 1995 es senadora y lleva 30 años vinculada al partido de Lula.

You must be logged in to post a comment Login