Necesitamos actuar ahora sobre el cambio climático o pagaremos más adelante

Por Frances Beinecke

El ejército de Estados Unidos, el servicio de inteligencia y las comunidades diplomáticas son dignos de encomio por su inclinación a ver el calentamiento global como una amenaza a la seguridad nacional, como documentó el domingo el diario The New York Times.

Estos profesionales han comprendido claramente cómo el cambio climático nos está poniendo a todos en peligro y están haciendo planes para hacer frente a una serie de posibles crisis causadas por el aumento en la temperatura mundial.

Esto cambia el debate sobre el cambio climático ya que reconoce que el cambio climático plantea profundos desafíos estratégicos a Estados Unidos en las próximas décadas, como el aumento de la perspectiva de una intervención militar para hacer frente a los efectos de tormentas violentas, sequías, migraciones masivas y las pandemias.

Estos efectos se añaden a otros desafíos como el debilitamiento de los estados marginales, la inundación de ciudades costeras, la propagación del paludismo y otras enfermedades tropicales, la escasez catastrófica de agua y alimentos. Estos son algunos de los peligros obvios y presentes que el mundo actual enfrenta por el calentamiento global.

Nuestros expertos en seguridad nacional no tienen otra opción más que planificar para las posibles amenazas. Capacitar y equipar las fuerzas de EE.UU. para las misiones y cargas que presentan estas crisis internacionales tomará años o décadas y un costo de miles de millones de dólares.

Mientras tanto, cada uno de nosotros podemos hacer algo para ayudar a detener el incremento del calentamiento global y evitar el peor de los males que esta situación pudiera acarrear. La mejor manera de empezar es llamando o escribiendo a sus senadores pidiéndoles que avancen una ley de energía y clima.

A principios de este verano, el Congreso aprobó la Ley de Energía Limpia y Seguridad (ACES) la cual toma pasos necesarios hacia la reducción de las emisiones de efecto invernadero que causan el calentamiento global.

El proyecto de ley ayudaría a crear 1,7 millones de nuevos empleos en nuevas tecnologías que nos ayudarían a reducir nuestra huella de carbono. Además, el Departamento de Energía (DOE) calcula que reduciendo nuestra peligrosa dependencia al petróleo extranjero, el país se ahorraría unos 440 millones de barriles de petróleo al año para el 2030.

Dinero que termina en los bolsillos de petro-dictadores. Según las estimaciones del DOE, el costo promedio a los hogares sólo será de 23 centavos por día a través del 2030, un costo mínimo cuando consideramos lo que le dijo el General retirado Anthony Zinni al Times:

“Vamos a pagar por ello de una manera u otra. Nosotros pagaremos hoy para reducir las emisiones de gases, y tendremos que tener un éxito económico de algún tipo. O pagaremos el precio más tarde en términos militares. Y eso implica vidas humanas”.

Para más información visite www.laondaverde  

Frances Beinecke
Presidenta del Consejo para la defensa de Recursos Naturales

You must be logged in to post a comment Login