Piden justicia padres mexicanos de niño atropellado en EU

Por Angélica Peña.

Nueva York.- Los padres de Axel Pablo, de siete años y quien fue atropellado por un taxista que según testigos hablaba por teléfono al momento del accidente, pidieron justicia por la muerte de su hijo tras enterarse de que el conductor fue dejado en libertad.

El hecho ocurrió el jueves en la intersección de la calle 112 y la avenida Lexington en el sector conocido como “El Barrio” cuando el taxista, según testigos, dio un giro a alta velocidad hablando por teléfono celular y, al no percatarse de la presencia del niño en la calle, lo arrolló. El conductor fue dejado el viernes en libertad sin enfrentar cargos.

“Lo único que quiero es justicia. Voy a ir hasta las últimas consecuencias para vengar la muerte de mi hijo”, dijo Yolanda, madre del menor. Yolanda, quien emigró del estado mexicano de Guerrero a Nueva York hace 10 años, y su esposo Raúl Gerardo pidieron a las autoridades que exijan a la policía investigar a fondo la tragedia, y dijeron que de ser necesario demandarán a las autoridades correspondientes.

Junto a la familia se dieron cita decenas de vecinos junto a la esquina del accidente, donde se improvisó un altar con veladoras, muñecos, flores y fotos del menor. “El conductor ahora está en libertad y sigue manejando y podría ocurrir una desgracia a otra familia”, indicó Juan Cáceres, fundador del Centro de la Comunidad Mexicana (Cecomex).

Axel será velado el martes y el miércoles se realizará una misa de cuerpo presente en su homenaje. “Quiero que se haga justicia, porque esto no fue un simple accidente”, declaró el padre de Axel. El cuerpo del menor será enviado el jueves a México, donde será recibido por los abuelos para luego ser sepultado en la población de Cualac, estado de Guerrero.

Pese a que el menor nació en Estados Unidos, los padres temen que por su condición de indocumentados algún día sean deportados y no puedan visitar nunca la tumba de su hijo si es sepultado en suelo estadounidense. Los familiares de Axel lo recuerdan como un niño tranquilo al que le gustaba jugar con sus carros y muñecos de lucha libre, y era inseparable de su hermana menor Noelaly, de dos años.

“Yo venía caminando detrás de la señora y el niño. Luego vi al taxista que iba muy rápido y atropelló al niño y luego quería abandonar la escena. El señor de la (tienda) Deli lo detuvo y le quitó las llaves del carro”, dijo Yudis Rivera, testigo del accidente. La familia y su abogado estuvieron en la oficina del congresista Charles Rangel para solicitar visas humanitarias para que los padres puedan permanecer de forma legal en Nueva York.

“Aunque nos dijeron que era muy poco probable que se las otorguen. Es muy doloroso que sus padres no puedan viajar al entierro de su hijo”, comentó Cáceres. Sandra Pérez, directora de Cecomex, señaló que los delitos no pueden quedar impunes por el hecho de que las víctimas sean hispanas o mexicanas.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login