Comparece familia de Zelaya ante delegación de la CIDH

Tegucigalpa.- La madre del depuesto presidente hondureño Manuel Zelaya y la de su esposa Xiomara Castro comparecieron esta semana ante una delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que está en la capital de Honduras.

La madre de Castro, Olga Doris Sarmiento, y la de Zelaya, Hortensia Rosales, se reunieron la noche del martes con los miembros de la delegación de la CIDH, presidida por Luz Patricia Mejía, en el Hotel Intercontinental en esta capital.

Ninguna de las dos mujeres se queja, pese a su avanzada edad, y junto a Castro son símbolo del Frente Nacional de Resistencia y participan desde el pasado 28 de junio en marchas y manifestaciones para exigir el retorno al poder de Zelaya.

Estas dos mujeres acompañaron a Castro en su inconcluso viaje el mes pasado por vía terrestre a Las Manos, la zona fronteriza con Nicaragua, a donde no pudieron llegar porque retenes militares les impidieron reunirse con el depuesto presidente.

Sarmiento no brinda declaraciones a la prensa, pero no es necesario porque pese a su silencio, su calvario lo expresa en su rostro que registra el paso de una parálisis facial, que le ha deformado parte de su boca.

Mientras Hortensia Rosales, la madre de Zelaya, dijo en forma firme y convincente “a mí no me han hecho nada”, pero lo que expresó a Notimex lo desmiente un enorme hematoma que tiene en gran parte de uno de sus brazos.

Al preguntársele qué le había pasado respondió “en realidad, fue un golpe que me hice al caer en una marcha y pegué con el cemento de la acera, pero ya se me quitará”.

“No, no he visto a Mel, porque cuando lo secuestraron de su casa, yo estaba en Lepaguare”, apuntó Rosales al referirse a su casona ubicada en el departamento de Olancho, donde nació y creció el desterrado mandatario.

Relató que entre los rumores que se multiplicaron en todo el país luego del golpe de Estado, el pasado 28 de junio, fue que ella había muerto de un ataque al corazón.

“Ciertamente me enfermé, pero ya estoy bien, fuerte, porque me anima, me da fuerzas la esperanza de volver a ver pronto a Mel”, agregó doña Hortensia, quien utiliza siempre el apodo con que llaman al gobernante expulsado.

En la reunión con la CIDH, además de Xiomara, su madre y su suegra, también compareció Beatriz Valle, vicecanciller de Zelaya, quien denunció hostigamiento y guerra mediática, y señaló que tiene orden de captura en su contra, igual que otros miembros del gabinete depuesto.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login