Desatan polémica hombres armados en eventos de Obama

La presencia de hombres armados entre la gente que protesta en los eventos en los que ha participado el presidente Barack Obama recientemente ha desatado una polémica en torno a legalidad de portar armas en dichas concentraciones.

Mientras el vocero presidencial Robert Gibbs expresó que la gente tiene derecho a llevar armas afuera de tales eventos si las leyes locales lo permiten, grupos a favor de la prohibición para la portación de armas de fuego expresaron su desacuerdo.

Gibbs indicó en rueda de prensa que “tales leyes no cambian cuando el presidente viene a tu estado o a tu localidad”.

La Campaña Brady para detener la Violencia de las Armas (BCPGV), expresó su desacuerdo con la Casa Blanca.

Aludió que la portación de armas cargadas en concentraciones no sólo requiere de una constante vigilancia individual por parte de la policía y del Servicio Secreto, sino que pone en peligro a todos los asistentes.

“Armas cargadas en foros políticos ponen en peligro a todos los participantes, distraen la aplicación de la ley e interrumpen el debate, los manifestantes contra el presidente necesitan dejas sus armas de fuego en casa, sin excepciones”, señaló Paul Helmke, presidente de BCPGV.

En un comunicado, Helmke instó a la Asociación Nacional de Rifles y otros grupos a favor de las armas a mandar un mensaje a sus agremiado a usar todo tipo de armamento con “responsabilidad” porque “este mes ha habido múltiples incidentes reportados sobre armas llevadas a asambleas comunitarias”.

Este lunes, afuera del mitin en el que Obama defendió la reforma al sistema de salud en Phoenix, Arizona, un asistente llevaba al hombro un rifle de asalto AR-15 de entre una docena más de hombres armados, según reportes oficiales.

En la reunión que sostuvo Obama en Portsmouth, Nueva Hampshire, un manifestante portaba una pistola en la pierna y sostenía un cartel con la leyenda “es hora de regar el árbol de la libertad”.

El Servicio Secreto, encargado de la seguridad del presidente, señaló que las armas no son permitidas en el área inmediata al primer mandatario por ser considerada zona federal.

Aseguró que trabajan de cerca con las autoridades locales durante las giras presidenciales para asegurar la aplicación de leyes y permisos de portación.

La segunda enmienda estipula como una garantía constitucional la portación individual de armas con fines de protección.

Por su parte, la Campaña Brady es la organización más grande en el país que pugna por una legislación y regulación de armas, fue creada por Sara y Jim Brady, ex secretario de prensa del ex presidente Ronald Reagan.

En 1981, durante un intento de asesinato, el entonces presidente Reagan, Jim Brady y miembros del Servicio Secreto fueron baleados por John Hinckley con una pistola comprada en una casa de empeño por 47 dólares.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login