Inicia Obama vacaciones en medio de tenso ambiente político

Aun en sus vacaciones de verano, anunciadas para este domingo en el exclusivo destino vacacional de Martha’s Vineyard, frente a las costas de Boston, el presidente Barack Obama enfrenta riesgos políticos y duras críticas.

En medio de un tenso ambiente político derivado de su plan de reforma al sistema de salud y de la crisis económica, las vacaciones de la familia presidencial en un lujoso centro vacacional son blanco de crítica y ya representan un reto político para el mandatario.

Acompañado de su esposa Michelle y sus hijas, Malia y Sacha, Obama espera compartir “tiempo de calidad en familia” en la granja “Blue Heron”, una propiedad de unos 113 mil metros cuadrados cuya renta se estima en 25 mil dólares a la semana.

La Casa Blanca anunció que Obama cubrirá los gastos de hospedaje de su familia, que por lo general sólo se dividen entre el Servicio Secreto y la residencia oficial.

Reportes de prensa precisaron que la renta se dividirá entre los Obama, el Servicio Secreto y la Casa Blanca, obligada a cubrir los gastos del mandatario.

Al ser cuestionado por la cadena CBS, Obama defendió sus vacaciones y respondió que no creía que la estadounidenses pensaran que no debería pasar tiempo de calidad en familia debido a las dificultades económicas que enfrenta el país.

El ex presidente estadounidense William Clinton pasó casi todos los veranos de su administración en Martha’s Vineyard, ahí se retiró cuando estalló el escándalo que involucró a Mónica Lewinski.

El columnista Mark Rubin, señaló en The Examiner que Martha’s Vineyard es para los demócratas como ir al santuario de Lourdes, sugiriendo que en tiempos difíciles buscan “intervención divina”.

Para Rubin, al vacacionar Obama en Martha’s Vineyard pretende “evocar imágenes de los ex presidentes John F. Kennedy y Clinton”.

Con ironía, Rubin apuntó que si el país necesitara otro paquete de estimulo económico o si Obama no logra pasar su reforma de salud, sus próximas vacaciones sí tendrían que ser en Lourdes.

Según expertos, las vacaciones presidenciales deben mantener un delicado balance entre el retiro y la disponibilidad ante una contingencia.

Para el ex presidente George W. Bush sus vacaciones en su rancho en Crowford, Texas, le representaron un alto costo político, ya que tuvo una respuesta que muchos consideraron tardía luego del impacto del Huracán Katrina en Louisiana y Mississippi el 29 de agosto de 2005.

Analistas políticos señalaron que los republicanos perdieron la mayoría en el Congreso en las elecciones intermedias de 2006 debido a la forma en que el gobierno de Bush manejó el desastre que azotó varios estados en el Golfo de México.

Mientras, Martha’s Vineyard se prepara para recibir a los Obama, los comerciantes esperan un impulso económico para compensar las pérdidas ocasionadas por casi un mes de lluvia que registró la isla durante junio pasado.

Las ventas de memorabilia alusiva como camisetas, vasos y carteles ya se venden a precios que van desde 3.99 dólares hasta los mil 100 dólares que se pide por una óleo alusivo a Obama.

El restaurante de comida mexicana Shakys Cantina ya ofrece “Obamaritas” preparadas con naranja, que se dice es la fruta favorita del presidente, y con jugo de piña haciendo honor a su herencia hawaiana, y sus “Sharkytacos” son ahora “Barack-o tacos”.

Este restaurante, que ofrece cerveza de la casa, ya tiene en su menú un fermentado especial en honor al Comandante en Jefe, así como la heladería más famosa del lugar y las cafeterías también anunciaron en su menú nuevos sabores para conmemorar la visita de los Obama.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login