Policía de EEUU seguirá buscando pistas por crimen de modelo de Playboy

LOS ÁNGELES, 24 Ago 2009 (AFP) – La policía de Buena Park, sureste de Los Angeles, seguirá buscando por eventuales testigos que pudieron haber ayudado “en el crimen o a escapar” al concursante de un “reality show” señalado como el asesino de una modelo y que terminó suicidándose, informó la policía el lunes.

El canadiense Ryan Alexander Jenkins, de 32 años, acusado en Estados Unidos el jueves de matar a la modelo de trajes de baño Jasmine Fiore, de 28 años, fue hallado ahorcado en la tarde del domingo en un cuarto de hotel de Hope, de la provincia canadiense de Columbia Británica, en un aparente suicidio.

Antes de este crimen, Jenkins había grabado en marzo dos “reality show” para la cadena juvenil estadounidense VH1, “I Love Money 3” y “Megan Wants a Millionaire”, en el que una chica disputaba el amor de un hombre rico, pero ambas producciones “fueron canceladas”, dijo el canal en su página web.

De su parte la Gendarmería Real de Canadá (GRC) anunció haber identificado a una mujer sospechosa de haber ayudado Jenkins a alojarse por tres días en la habitación del hotel de Hope, en la región de Vancouver, donde fue descubierto colgado el domingo.

En Estados Unidos un portavoz de la policía dijo a la AFP que “definitivamente el caso sigue abierto”.

“Teníamos un sospechoso en mente que fue encontrado muerto pero seguimos buscando, mantenemos nuestra investigación abierta para dar con el vehículo desaparecido, con otros testigos y si alguien pudo haber ayudado en el crimen o a escapar”, dijo a la AFP el sargento de la policía de Buena Park, Bill Kohanek.

El sargento agregó que la policía “no está investigando ningún otro sospechoso implicado” en el asesinato de quien fuera modelo de Playboy y que fue encontrada mutilada en una maleta en un basural hace más de una semana. Fiore pudo ser identificada gracias a un número de serie de sus implantes mamarios.

La modelo, alta y rubia, fue hallada sin dedos ni dientes en una maleta tirada un basural de Buena Park, una ciudad del condado de Orange a 45 km al sureste de Los Angeles.

La policía cree que Jenkins cruzó la frontera en una zona remota del noroeste de Estados Unidos en el estado de Washington, adonde llegó desde California manejando, y abandonó su vehículo todoterreno BMW y un tráiler para barcos en la estación de Blaine. Se presume que luego navegó hasta Punta Roberts y entró caminando a Canadá.

Las autoridades creen que huyó a ese país para evitar la pena de muerte.

Mientras era buscado, algunos medios estadounidenses especularon con que Jenkins escaparía a Honduras, donde su padre es un promotor turístico en la isla de Roatán que declaró al diario Los Angeles Times que su hijo se corrompió por el estilo de vida de Hollywood.

“Si mi hijo era culpable, estaba loco. No era el chico que conocimos”, dijo Dan Jenkins, un arquitecto prominente de Calgary.

You must be logged in to post a comment Login