Alertan sobre alta tasa de deserción escolar en jóvenes latinas

El 41 por ciento de las estudiantes latinas no concluyen la escuela secundaria, lo cual crea consecuencias negativas a largo plazo en su seguridad económica y su salud, en sus familias y la sociedad estadounidense, según un informe.

Una de cada tres latinas tampoco espera alcanzar sus metas educacionales, indicó el reporte del Centro de Nacional de Leyes para la Mujer (NWLC) y el Fondo Mexicano-Estadounidense para la Defensa Legal y la Educación (MALDEF).

Marcia Greenberg, copresidenta del NWLC, indicó en una teleconferencia que muchas jóvenes hispanas también enfrentan discriminación por su origen étnico y racial, y el 53 por ciento quedan embarazadas antes de los 20 años, lo cual “refuerza las barreras que enfrentan”.

“El momento de afrontar esta crisis es ahora”, señaló Greenberger, quien señaló que las jóvenes latinas son el segmento de mayor crecimiento entre las estudiantes mujeres en Estados Unidos.

El reporte, que incluyó a 335 latinas, señaló que a pesar de la elevada deserción escolar entre las jóvenes latinas, el 80 por ciento quiere graduarse en la universidad y el 98 por ciento aspira terminar su escuela secundaria.

El informe citó otros desafíos como la pobreza, el estatus migratorio, el conocimiento limitado del inglés y la participación de los padres, los cuales crean en los estudiantes latinos un sentimiento de ansiedad e incertidumbre sobre su futuro.

Las latinas, en particular, enfrentan estereotipos y discriminación por su origen étnico y su género, así como los elevados índices de embarazo que son mayores en comparación con otros grupos raciales o étnicos y el doble del promedio nacional.

Muchas jóvenes “no hablan sobre la prevención del embarazo o contracepción con sus padres, y muchas asisten a escuelas en estados que limitan la educación sexual a un currículum de sólo abstinencia”, señaló el informe.

Las latinas también tienden a tener mayores responsabilidades familiares que los varones y a participar menos en las actividades escolares o deportivas, lo cual también influye en la deserción escolar.

El representante demócrata de Arizona, Raúl Grijalva, manifestó en la teleconferencia que el reporte muestra una agenda legislativa incompleta en el área de la educación, lo que ha creado “daños colaterales excepcionales”, especialmente entre las jóvenes latinas.

La estudiante de leyes Lucy Flores, de origen mexicano, dijo que creció en la pobreza con sus hermanos, quienes se involucraron en delitos, y hermanas que quedaron embarazadas a temprana edad.

Recordó que desde que era adolescente se encaminaba a cumplir con los estereotipos que indican que las hispanas dejan la escuela, se involucran en pandillas, quedan embarazadas, son madres solteras y trabajan por bajos salarios por el resto de sus vidas.

“Las jóvenes latinas no tenemos que luchar tanto, merecemos más de nuestras escuelas”, afirmó Flores.

Gracias a la labor de consejeros, Flores encontró orientación y venció esos estereotipos cuando sacó su diploma de equivalencia de escuela secundaria (GED, siglas en inglés) y ahora sigue estudios de leyes en Nevada.

Verónica Rivera, abogada de MALDEF, recalcó el compromiso de que el Congreso y organizaciones educativas para impulsar programas que ayuden a las jóvenes latinas a continuar con sus estudios.

Los hispanos, que suman 45 millones y representan el 15 por ciento de la población, han superado a los afroamericanos como la minoría más numerosa del país.

La Alianza Nacional de Familias Hispanas (NAHF), una nueva coalición que busca un mayor enfoque familiar de los recursos públicos y privados, realizó en junio pasado una reunión en Washington en la que indicó el crucial apoyo a las familias para reducir los suicidios y la deserción escolar, especialmente entre las jóvenes latinas.

NOTIMEX

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login