El ex embajador hondureño ante la OEA pedirá que se desconozcan elecciones

WASHINGTON (AFP) – El ex embajador hondureño ante la OEA, Carlos Sosa, prepara una resolución para que los 33 países miembros de la organización rechacen la celebración de elecciones en ese país mientras continúe la crisis política, informó en declaraciones a la AFP.

La resolución debe ser asumida por al menos una delegación presente en el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), puesto que Honduras fue suspendida tras el golpe de Estado del 28 de junio.

El texto sería presentado el martes, el mismo día en que el presidente depuesto, Manuel Zelaya, intervendrá ante los embajadores en sesión especial.

“Estamos redactando un proyecto de resolución que aparte de aumentar la presión sobre la gente del golpe, incluye el desconocimiento de todo proceso electoral que se lleve a cabo bajo la tutela del régimen”, declaró Sosa a la AFP vía telefónica.

Sosa buscará como mínimo “una delegación amiga” que presente el texto.

“Estoy buscando que sean tres, que sea lo más equilibrado posible, un poco como la composición de cancilleres que llevó Insulza a Tegucigalpa”, explicó, en referencia a la misión negociadora de siete ministros y el secretario general de la OEA que viajó a Tegucigalpa para entrevistarse con las autoridades de facto.

Los países miembros de la OEA condenaron unánimemente el golpe de Estado contra Zelaya, por lo que la resolución tiene todas las probabilidades de ser discutida en el Consejo Permanente.

Su aprobación, sin embargo, debería ser por unanimidad, como acostumbra a proceder la OEA.

La resolución expresará su apoyo a las gestion de Insulza y la preocupación por la situación de los derechos humanos en Honduras, añadió el ex embajador.

Honduras debe celebrar en principio elecciones presidenciales el 29 de noviembre, aunque la OEA y la comunidad internacional exigen que Zelaya retorne antes a la silla presidencial para terminar su período.

“Bajo un estado de sitio, donde el Estado de derecho no existe, creemos que ninguna elección puede tener validez”, advirtió Sosa.

Una delegación del régimen de facto presente en Washington propuso que el líder del gobierno, Roberto Micheletti, y Zelaya, dimitan para que una tercera persona asuma el cargo, confirmó Sosa. Fuentes de la OEA confirmaron por su parte que esa delegación se reunió con Insulza el jueves.

Responsables del Departamento de Estado también acudieron a la cita, declaró el portavoz Ian Kelly a la AFP. “Hemos visto la propuesta. Estamos trabajando estrechamente con la OEA. Estamos dejando que la OEA tome el timón sobre esto”, explicó.

Zelaya podría volver al país, pero como simple ciudadano. Sosa precisó, sin embargo, que él no estuvo presente en esa negociación, pero que al ser consultado, como representante de Zelaya en Washington, la rechazó de plano.

“Nosotros no asistimos más a reuniones con delegación alguna de Roberto Micheletti”, dijo. Una propuesta para que Micheletti y Zelaya renuncien simultáneamente al poder, que ya fue formulada antes, “nos parece una broma de mal gusto”, explicó.

La presión sobre el régimen de Micheletti crece en la región tras el fracaso de la misión de cancilleres. Estados Unidos anunció que suspendía el servicio de visas para no inmigrantes en Honduras, y prepara nuevas sanciones.

Esas sanciones podrían tomarse rápidamente, una vez que los servicios legales del Departamento de Estado confirmen que se trató de un golpe de Estado militar, dijo Kelly.

La visita de Zelaya a Washington será la cuarta para defender su caso.

Sosa anticipó que además de la reunión extraordinaria en la OEA, el presidente depuesto mantendrá reuniones en el Departamento de Estado y con organizaciones no gubernamentales, entre otros.

You must be logged in to post a comment Login