Frena corte de Nueva York deportación de madre hispana

Por Angélica Peña.

Nueva York.- Paola Leiva, madre hondureña de cuatro hijos, logró por medio de una moción detener un proceso de deportación que enfrentaban ella y sus hijos Daniel, de 14 años, y Víctor, de ocho, en una corte de Nueva York. En fecha reciente, las autoridades de inmigración le quitaron a Leiva el grillete electrónico que usaba en el tobillo desde enero pasado, como parte de su proceso de deportación.

“Estaba muy preocupada de tener que dejar a mis dos hijas. Separarme de ellas, que son ciudadanas estadounidenses. Mis hijas me pedían que no me fuera”, señaló Leiva a Notimex. Leiva logró abrir el miércoles su caso ante una corte de inmigración, y con la ayuda de un abogado de inmigración que no le cobró honorarios por su trabajo, ahora tiene una nueva cita el 7 de octubre en una corte.

El objetivo de la cita es lograr de forma definitiva eliminar la orden de deportación que pesa sobre ella y sus hijos. “El caso de Leiva representa la injusticia, la intolerancia y abandono en que se encuentran algunos inmigrantes en este país”, expresó Gerardo Mejía, abogado de inmigración que lleva el caso. Mejía aseguró que todas las personas que viven en este país están protegidas por la Constitución y la moción de Leiva se basó en que no recibió una guía adecuada para defender su caso, como lo señala la carta magna. Leiva es madre de cuatro niños, los hondureños Erick Ariel y Víctor Danilo, de 14 y ocho años de edad respectivamente, y de Jossany y Dargelin Zuleica, de cinco y tres años, nacidas en Estados Unidos.

La madre hondureña indicó que el 22 de enero agentes de inmigración irrumpieron en su casa en la madrugada para hacer efectiva una orden de deportación emitida en el 2004, cuando ingresó por la frontera y fue detenida por las autoridades. Leiva dijo que fue un episodio muy impactante para sus hijos, quienes presenciaron la redada. “Ellos gritaban, lloraban y se pusieron muy nerviosos”, manifestó. “Ahora estoy muy contenta y tengo esperanzas de quedarme junto con mi familia”, indicó.

La inmigrante, quien venía embarazada, fue ‘fichada’ por las autoridades junto a sus pequeños hijos. Su hija Jossany tenía programada una cirugía por una hernia umbilical en el mismo mes, motivo por el cual le postergaron la deportación. Bajo el programa de Coalición Latinoamericana, Adopta a un Inmigrante, Jossany adoptó a su madre, como una forma simbólica de pedir al gobierno una reforma justa y pronta que evite la desintegración familiar.

“Jossany representa a cinco millones de niños que podrían ser separados de sus familias como consecuencia de las masivas órdenes de deportación de inmigrantes trabajadores”, dijo Oswaldo Cabrera, director ejecutivo de la Coalición Latinoamericana Internacional. Cabrera agregó que la organización lucha para “desnudar el racismo y la discriminación, así como evitar que expulsen a nuestra comunidad. Y vamos a ir hasta las últimas consecuencias para lograrlo”, enfatizó.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login