Revelan aceptación de Netanyahu para congelar más asentamientos

Por José Parra.

Jerusalén.- El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu habría aceptado la congelación temporal de la construcción de colonias en Cisjordania, decisión que acarreó críticas tanto de grupos judíos como de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

En la reunión de la víspera en Londres entre Netanyahu y George Mitchell, enviado especial del presidente estadounidense Barack Obama para Medio Oriente, se habría tomado tal acuerdo en principio, el cual tendría una vigencia por los próximos nueve meses.

Se trata de una condición impuesta por los palestinos para reanudar las conversaciones de paz, aunque por la mitad del tiempo pedido por el jefe de la Casa Blanca, pero que de todas formas sienta un importante precedente.

Por primera vez, un primer ministro israelí, y de filiación de derecha acepta públicamente frenar el asentamiento de israelíes en lo que llaman Judea y Samaria, es decir, Cisjordania.

Fuentes cercanas a los funcionarios que acompañan a Netanyahu en su actual viaje por Reino Unido y Alemania, aclararon que el compromiso “no incluye Jerusalén Este”.

El jefe del gobierno israelí se reunió este martes con su par británico Gordon Brown, la víspera con Mitchel y este jueves está programado su encuentro con la jefa del gobierno alemán, la canciller federal Angela Merkel.

En el acuerdo el representante de Obama acepta la petición israelí de permitir la finalización de los proyectos ya iniciados, en total, dos mil 500 casas y edificios en Cisjordania.

Estados Unidos ha recordado a Netanyahu la promesa de desmantelar los 26 enclaves ilegales levantados a partir de marzo del 2001. La decisión de Netanyahu ha provocado críticas de los líderes de los colonos y de la derecha israelí más nacionalista, sector que le catapultó a la jefatura de gobierno.

“Netanyahu está cometiendo un grave error al boicotear la vida normal de los israelíes que solo quieren vivir en paz en sus casas. No aceptamos que ceda de esta forma”, acusó el líder del Consejo de Colonos, Danny Dayan.

La ANP exige freno total permanente de las colonias y no sólo durante nueve meses, ni acepta la diferenciación entre Cisjordania y Jerusalén Este, que aspiran a proclamar como capital de su futuro Estado.

Al mismo tiempo, el presidente palestino Abu Mazen ha aceptado por primera vez reunirse con Netanyahu, quien desde Londres dijo que “se trata de un paso positivo en la correcta dirección.”

Añadió que “desde hace tiempo que digo y pido que nos sentemos a negociar sin condiciones previas. Desde que fui elegido, he tendido la mano a los palestinos”.

A su vez Yasser Abed Rabbo, asesor de Abu Mazen, adelantó que ambos “seguramente se encontrarán en Nueva York a finales de septiembre con la presencia de Obama.”

“Pero, aclaró, no significa en ningún caso el inicio formal de las negociaciones. Antes queremos que Israel frene completamente la construcción de colonias en Cisjordania y en Jerusalén Este”. La cumbre Netanyahu-Mazen sería la primera desde que el primero juró el cargo como primer ministro de Israel hace casi cinco meses.

Obama espera que a partir del encuentro las partes inicien un proceso negociador que responda a sus expectativas, señalaron analistas quienes estiman que el plan de paz de la nueva administración estadounidense sea presentado en un plazo de dos meses.

Al mismo tiempo, Israel y el grupo islamista Hamás están más cerca que nunca para llegar a un acuerdo en el llamado Caso Shalit, gracias a la mediación egipcia y alemana, que permitiría el canje en las próximas semanas. Israel liberaría a mil 400 presos palestinos a cambio de Guilad Shalit, el soldado israelí secuestrado por Hamás en junio del 2006 y que este jueves cumple 23 años.

Según varios medios afines a Hamás, el poderoso jefe de su brazo armado, Ahmed Jabary, ha salido de Gaza y se encuentra en Damasco para dialogar con los líderes del movimiento sobre el fin del caso Shalit.

Golpeado por la masiva ofensiva

You must be logged in to post a comment Login