HRW pide a Colombia investigar masacre de indígenas

Human Rights Watch (HRW) pidió al gobierno colombiano que investigue de una manera “oportuna, independiente y exhaustiva” el asesinato de 12 indígenas del pueblo Awá, incluyendo cuatro niños, ocurrido el pasado miércoles.

“Los primeros informes indican que los responsables de esta masacre podrían ser miembros del Ejército, quienes habrían actuado con el propósito de eliminar e intimidar a testigos de atrocidades”, dijo el director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco.

“El gobierno (de Colombia) debe asegurarse de que se realice una investigación efectiva de este aberrante crimen”, agregó el funcionario de la organización humanitaria.

Un grupo de hombres vestidos con uniformes militares, dispararon y asesinaron a 12 personas, incluyendo a cuatro niños y tres adolescentes, e hirieron a otras tres en la localidad El Rosario, Tumaco, en el fronterizo departamento de Nariño, en el sur del país.

La masacre tuvo lugar poco después del asesinato de Gonzalo Rodríguez -también miembro de esa comunidad indígena-, ocurrido el 23 de agosto.

Tulia García, esposa de Rodríguez y quien presenció su detención, se encuentra entre las víctimas fatales de la masacre del pasado 26 de agosto, precisó HRW.

La organización citó fuentes oficiales que informaron que Rodríguez fue asesinado por miembros del Batallón de Contraguerrillas número 23 del Ejército.

Señaló que los militares relataron a la Fiscalía que la víctima supuestamente era miembro de las guerrilleras Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y que habría sido asesinado mientras intentaba escapar.

“Se sabe que en la región operan nuevos grupos armados vinculados con los paramilitares que podrían haber colaborado en los asesinatos”, indicó la organización.

Los hechos de violencia en Nariño han afectado sobre todo a civiles de los sectores más vulnerables de la sociedad, como los afrocolombianos e indígenas.

El gobierno colombiano continúa sin ofrecer una respuesta adecuada a las denuncias de abusos en la zona, de acuerdo con la organización humanitaria.

Indicó que la Unidad Indígena del Pueblo Awá (UNIPA) ha informado que 38 miembros de esa comunidad han sido asesinados este año. En febrero, al menos 11 awá murieron durante una masacre perpetrada por la guerrilla de las FARC.

Además de los asesinatos, los líderes Awá han denunciado amenazas de muerte, uso de minas antipersonales en su territorio y reclutamiento de menores para combatir en grupos armados.

Asimismo, los indígenas enfrentan desplazamientos forzados masivos presionados por grupos armados, como las FARC y otros que los residentes identifican como paramilitares.

Human Rights Watch informó que ha continuado recibiendo denuncias de que el Estado no actúa de manera inmediata para prevenir los abusos, aún ante graves advertencias de riesgo emitidas por el Sistema de Alertas Tempranas de la Defensoría del Pueblo.

Citó además denuncias sobre deficiencias en las investigaciones y la insuficiente ayuda humanitaria ofrecida por el Estado luego de producidos los abusos o desplazamientos forzados.

“En vez de actuar como si el conflicto no existiera, el gobierno nacional debe tomar medidas mucho más enérgicas para proteger a los civiles, asegurar que los abusos sean investigados y juzgados y brindar asistencia a las víctimas”, sostuvo Vivanco.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login