La Tenchis Céliber: Vergüenza para los salvadoreños

Hace unos meses la radio hispana FM de mayor cobertura en la región metropolitana de Washington organizó su habitual festival de Verano 2009 en el Fair Ground de Montgomery County, Maryland.

Dicha actividad llenó todas las expectativas para sus organizadores, acudieron más de 20 mil personas a disfrutar el evento; donde hicieron acto de presencia una constelación de artistas de poca trayectoria.

Sin embargo, hay que entender, la mayoría de medios de comunicación hispanos que realizan estos festivales siempre buscan artistas que andan en promoción o que ya no se eschuchan para aminorar los gastos y, así tener mejores ingresos económicos.

En muchas ocasiones, empleados de medios radiales pregonan que todo lo que hacen es para complacer a su fiel audiencia. Empero, todos sabemos que es una verdadera falacia, podemos señalar que varios de los gerentes de medios latinos en la actualidad se han convertido en Lobos vestidos de Caperucita Roja para poder devorar a su prójimo y así llevar dividendos a sus arcas, por consiguiente, efectúan estos festivales que son muy lucrativos para ellos.

Según la diáspora salvadoreña que acudió al festival, han expresado satisfacción al evento en el cual pasaron momentos afables con sus familias. Aunque, la radio requirió los servicios de publicidad de la televisión local para lograr que la gente asistiera.

No obstante, la nota bochornosa para la colectividad salvadoreña fue protagonizada por el presunto comediante Julio Yúdice mejor conocido internacionalmente como la Tenchis Céliber.

Durante su espectáculo ridiculizó con sus palabras vulgares y lo peor del caso, el hipotético locutor “Vihagii”, le seguía la función y el libreto al pie de la letra que en una ocasión casi le besó las extremidades a su compinche, la Tenchis, con el fin de entretener a los miles de salvadoreños. Vihagii, con su sonrisa sodomita decía: “I love it”, “I love it”.

Increíble que la radio de mayor cobertura hispana en la región de Washington (no de mayor audiencia) permita obscenidades en su tarima para inyectar entretenimiento. Pero, lo que no tiene perdón alguno es que en las instalaciones de dicho festival contaban con la asistencia de muchos menores edad. Sin embargo, sus organizadores les valió poca madre su presencia.

Es una lástima que en El Salvador no se cuenta con un talento artístico genuino de comicidad de primer nivel en la actualidad.

Según algunas organizaciones y una buena parte de colectividad salvadoreña han señalado y acusado a Julio Yúdice de ser un individuo de poca escuela, inculto y charlatán, que su humorismo avergüenza a la mayoría de cuscatlecos que radican en el exterior por utilizar un lenguaje pedestre.

Es difícil de comprender que Julio Yúdice proclama que ha culminado algunos estudios universitarios, con experiencia en el campo de la televisión y radio. Pero, no pone en práctica sus conocimientos académicos.

Tampoco el señor Yúdice percibe que en EE.UU. hay miles de salvadoreños con diferentes ideologías y gustos, quienes emigraron hace varias décadas; y ahora digieren una cultura pigmentada con cucharadas anglosajonas y que su espectáculo humorístico no gusta en absoluto por poseer poca creatividad y un vocabulario autóctono de las barriadas de pueblo del tercer mundo.

Tal vez, los culpables del papel bochornoso que realizó la Tenchis en el festival podría recaer en sus organizadores. Todos sabemos que la dirigencia y sus supuestos locutores de la estación radial son personas iletradas que laboran en ese medio de comunicación, no por su talento o capacidad intelectual, sino por devengar el salario mínimo.

Espero que el señor Roberto Preza y compañía no permitan en su “Festival Salvadoreñísimo” que la Tenchis continúe ridiculizando o avergonzando más el nombre de los salvadoreños. El señor Yúdice tiene que preparar un número humorístico para deleitar a niños y adultos de diferentes estratos sociales.

En el área met

You must be logged in to post a comment Login